3 formas de envasar al vacío en casa

Mantener los alimentos al vacío le permite prolongar la vida de los alimentosconteniendo el riesgo de que microorganismos potencialmente peligrosos puedan proliferar en los alimentos.

En definitiva, la falta de aire propia del almacenamiento al vacío te permitirá tener alimentos saludables, por más tiempo.

Pero, ¿cómo hacer el envasado al vacío en casa? ¿Qué procedimientos se pueden seguir para lograr este objetivo?

Traté de hacer el punto resumiendo 3 métodos éxito seguro. ¡Veámoslos juntos!

3 formas de envasar al vacío en casa

1. Envasado al vacío mediante encapsulado en caliente

Envasado al vacío a través de hot potting

El primer método de conservación al vacío en casa que os quiero presentar es el de la técnica del hot potting.

Para hacerlo, coge botes de cristal y llénalos hasta 1 centímetro del borde (o medio centímetro si son muy pequeños, como los de 200 – 250 ml) con una preparación todavía caliente.

Luego, limpia los bordes de los frascos, ciérralos con las tapas sin apretar demasiado y darles la vuelta inmediatamente.

Déjalos en esta posición durante al menos 15-20 minutos y luego dales la vuelta; en este punto, deje que los envases de vidrio se enfríen en un lugar suficientemente fresco.

Es una técnica sencilla, que se recomienda sobre todo en las hipótesis de conservación al vacío de confituras y confituras que han un alto contenido de azúcar.

De hecho, el azúcar puede explotarse por su efecto conservante e inhibidor de la proliferación bacteriana.

La razón por la que se aprovecha la alta temperatura es sencilla: de hecho, los líquidos calientes tienen menor densidad que los líquidos fríos ya temperatura ambiente, y por tanto ocupan un mayor volumen.

Durante el enfriamiento, terminarán contrayéndose, haciendo que la cápsula de la tapa también se contraiga.

2. Envasado al vacío por ebullición

Ebullición al vacío de tarros de cristal

La segunda técnica que os quiero presentar es una buena alternativa para todas aquellas preparaciones que no se pueden calentar directamente en forma líquida y que por tanto se pueden envasar al vacío de otra forma.

Para ello, toma unos frascos y llénalos con la preparación que quieras conservar de forma similar a como lo hiciste en el primer paso; luego, limpie cuidadosamente los bordes de los frascos y cierre las tapas sin apretar demasiado.

Envuelve los frascos que quieras sellar al vacío con paños de cocina y colócalos en una olla, con las tapas hacia arriba; cubra completamente los frascos con el agua todavía tibia y hierva.

Una vez alcanzada la temperatura de ebullición, cuece la preparación el tiempo necesario; generalmente se hace por peso: 15 minutos hasta 500 g, 25 minutos hasta 1 kg y 40 minutos hasta 1,5 kg.

Al final, déjelos enfriar en la misma agua hirviendo, luego extráigalos por el vaso (¡no por el corcho!). Una vez que se haya asegurado de que se ha creado una condición de vacío, déjelo enfriar en un lugar fresco.

Un consejo rápido: para evitar el choque térmico es muy importante que el agua en la que introduzcas los tarros de cristal tenga una temperatura similar a la de los propios frascos: en caso de grandes diferencias de temperatura, los frascos correrían el riesgo de romperse en pedazos.

3. Envasado al vacío por máquina de envasado al vacío.

Envasado al vacío con máquina para uso doméstico

Además de las herramientas anteriores, existe una técnica muy efectivo y sobre todo rapido, que evitará que utilices la ebullición y otras formas de conservación menos «instantáneas»: me refiero al uso de una máquina de vacío para uso doméstico. pero como funciona?

Relacionado: La mejor máquina de vacío para el hogar

Es muy simple: estas máquinas, disponibles hoy en el mercado a precios muy competitivosse utilizan para extraer el aire de los contenedores especiales que generalmente se venden en paquetes con la misma máquina, y que también se pueden comprar por separado.

Desde tarros hasta bolsitas para guardar quesos, embutidos y más, existe una buena gama de diferentes accesorios que te permitirán sacar el máximo partido al almacenamiento al vacío.

Una vez introducido el alimento en las bolsas, o insertada la bomba de extracción de aire en la boquilla especial del envase a envasar al vacío, basta con pulsar el botón de activación: transcurridos unos segundos el aire se habrá extraído por completo y usted no le quedará nada más que hacer que reabrir cuando sea preferible consumir el contenido.

También te puede gustar