La cocción en olla a presión se utiliza cada vez más en las cocinas italianas, especialmente cuando se trata de encontrar una manera práctica de ahorrar tiempo en el caso de las dietas «bajas en calorías». La olla a presión, de hecho, reduce significativamente los tiempos normales de cocción de los alimentos gracias a una presión superior a la del medio ambiente. Descubramos cómo funciona, los pros y los contras, algunos consejos útiles y el tiempo necesario para este tipo de cocción.

la olla a presion

De estructura similar a los utensilios de cocina tradicionales utilizados en la cocina, la olla a presión tiene como principales diferencias el mayor espesor de las paredes, ya sea el material de construcción acero inoxidable o aluminio pesado, y en la tapa, que permite, a través de un especial Válvula de seguridad, deja escapar el exceso de vapores y está dotado de una junta que permite una perfecta adherencia a los bordes de la propia olla. La olla a presión también está equipada con un dispositivo de sellado hermético.

Cómo funciona la olla a presión

El principio en el que se basa la olla a presión es muy simple: gracias a la tapa herméticamente cerrada, se garantiza la conservación de las partículas de agua en su interior, que en una olla normal se dispersan durante la evaporación.

Recomendado:  Té de piel de piña (Té antiinflamatorio)

Estas partículas, estratificándose, aumentan la presion sobre el líquido de cocción que hay dentro de la sartén.

De este modo la temperatura de ebullición sube hasta unos 120 ° C y los tiempos de cocción sufren una disminución significativa.

Lea también: La mejor olla a presión

Las ventajas de la olla a presión

Olla a presión para cocinar verduras

El uso de la olla a presión está especialmente indicado cuando se trata de cocinar alimentos con un tiempo de cocción prolongado, como cereales y legumbres.

Con la olla a presión se consigue un considerable ahorro de tiempo que además representa ayuda para la economía del hogar y para el respeto al medio ambiente, dado que el combustible utilizado se reduce considerablemente tanto en la fase de llegar a ebullición como en la de mantenerla.

En general, cocinar con olla a presión reduce el tiempo de cocción a la mitad y en algunos casos incluso a 1/3.

Al cocinar con la olla a presión hay que prestar especial atención en los primeros minutos ya que es necesario reduzca la llama cuando la válvula de la olla comience a silbar, después de lo cual no será necesario realizar más comprobaciones.

Otra ventaja de la olla a presión es la que da la distribución de manera más homogéneo de calor y también para almacenar i liquidos para cocinar combinado con los aromas y fragancias de los alimentos cocinados. Gracias a esto, es especialmente adecuado para cocinar platos guisados, carnes hervidas y verduras.

Gracias a la cesta especial, la olla a presión también permite cocinar al vapor y en papel de aluminio, que son muy importantes desde el punto de vista de la salud porque conservan tanto los minerales como las vitaminas presentes en los alimentos.

Recomendado:  Cómo almacenar espárragos frescos

Al mismo tiempo, gracias a la menor dispersión de los aromas naturales es posible disminuir la cantidad de sal para agregar a los alimentos. Cocinar en la olla a presión mejora la digestibilidad de alimentos, especialmente cereales y legumbres.

Las desventajas de la olla a presión.

En comparación con los utensilios de cocina tradicionales, el costo de la compra de la olla a presión es sin duda superior.

Entonces, debido a la tapa fija no se puede comprobar la situación de cocción y por ello es necesario recurrir al cronómetro y a la experiencia que madura con el uso continuado.

La considerable reducción de los tiempos de cocción representa una importante ventaja pero, al mismo tiempo, un error de incluso unos pocos minutos puede comprometer la cocción.

Debido a la presencia de vapor en su interior, la olla a presión no es la solución ideal para quienes prefieren sabores con cuerpo, como asados, como ocurre con esta olla no es posible dorar o guisar la comida.

Consejos para usar la olla a presión

Válvula de ventilación de olla a presión

Quienes quieran cocinar con olla a presión deben seguir unas reglas muy sencillas para tener total seguridad. En primer lugar es necesario evite poner frascos y recipientes sellados en la olla, que podría reventar debido a la presión interna.

La olla debe colocarse sobre quemadores cuyo diámetro debe ser menor o como máximo igual al de la olla.

Antes de encender la llama hay que asegurarse de que está dentro de la olla el liquido esta presente para evitar quemar la comida. La cocción en seco no es posible y se debe colocar en su interior una cantidad de líquido acorde a los distintos tipos de alimentos y su grado de absorción.

Recomendado:  Salmì: que es, como funciona y trucos del oficio

El llenado máximo de la olla a presión se fija en 3/4 de su capacidad total, evitando así el contacto cercano con la válvula de alivio.

También es recomendable leer atentamente el folleto de instrucciones que acompaña a la olla, que generalmente viene completo con un libro de recetas que también indica los tiempos de cocción que se deben calcular a partir de alcanzar la temperatura de funcionamiento.

Por supuesto, los tiempos de cocción correctos también están relacionados con la cantidad de alimentos que se colocan en el interior.

Una vez finalizada la cocción es necesario espere unos momentos antes de abrir de la olla y, es imprescindible, abrir previamente la válvula para que salga el vapor. La tapa hermética nunca debe quitarse durante la fase de ebullición.

Tiempos de cocción en la olla a presión

Los tiempos de cocción en la olla a presión varían según el alimento. A indicación aproximada, teniendo en cuenta que también pueden diferir según los gustos personales, es la siguiente:

Vegetales
Espárragos 4-6 minutos
Remolachas 8-12 minutos
acelgas 4-5 minutos
Brócoli 8-10 minutos
Alcachofas 10-12 minutos
cardos 12 minutos
Zanahorias 5-6 minutos
Coliflor 8-12 minutos
coles de Bruselas 4-5 minutos
coles 6-8 minutos
Cebollas 8-10 minutos
Costas 6-8 minutos
Judías verdes 4-5 minutos
berenjena en trocitos 4-6 minutos
Papas 10-15 minutos
Papas nuevas 6-8 minutos
pimientos en rodajas 15 minutos
Guisantes 2-5 minutos
Tomates 3-5 minutos
Puerros 4-6 minutos
Nabos 10-15 minutos
Apio 6-8 minutos
Espinacas 3-4 minutos
Repollo 5-8 minutos
Calabaza en trozos 4-5 minutos
Calabacín 2-3 minutos
asados
Cordero 18-22 minutos
Niño 18-22 minutos
Conejo 15-18 minutos
gallina de Guinea 28-30 minutos
Cerdo 18-22 minutos
carne de res 30-35 minutos
Pollo 18 minutos
Ternera 25-30 minutos
Carne guisada
Cordero 25-30 minutos
Niño 25-30 minutos
Conejo 15-20 minutos
liebre 30 minutos
Cerdo 25-30 minutos
carne de res 50 minutos
Aves de corral 25-30 minutos
Ternera 25-30 minutos
Callos (ya cocidos) 15-20 minutos
Pescado
Anguila 8-10 minutos
Langosta 8-12 minutos
mejillones y almejas 4-6 minutos
camarones 4-6 minutos
Bacalao 8-10 minutos
Pulpo 15-20 minutos
Gambas rebozadas 4-6 minutos
sepia 2-4 minutos
Sopa de pescado 6-8 minutos
verduras secas
garbanzos 20-30 minutos
Frijoles 30-40 minutos
habas 30-40 minutos
lentejas 12-15 minutos
Guisantes 18-25 minutos
legumbres frescas
garbanzos 15-20 minutos
Frijoles 25-30 minutos
habas 10-15 minutos
lentejas 10-12 minutos
Guisantes 15-20 minutos
Scroll al inicio