La carne es uno de los alimentos básicos de la cocina italiana, siempre presente en la cesta de la compra. Hay quien lo compra en grandes cantidades y quien prefiere llevarse solo lo que va a consumir en pocos días.

En cualquier caso, la pregunta que cabe hacerse es: ¿cómo conservar la carne en casa?

La respuesta más sencilla e inmediata que podrías dar a esta pregunta es que necesitas conservar la carne en la nevera, pero ¿realmente estás seguro de tomar todas las precauciones y precauciones necesarias?

Entonces, veamos a qué debe prestar atención al almacenar carne en el refrigerador, cuáles son los errores que debe evitar y cuántos métodos de conservación de carne puede usar.

Cómo elegir carne de calidad

La carne se compra principalmente en el supermercado o en una carnicería y, observándola detenidamente, es posible comprender si el producto que tienes delante es de buena calidad. El color, la textura, el olor y la fecha de envasado son los principales factores que pueden hacerte comprender si el producto está fresco o estropeado.

Cada variedad de carne tiene colores diferentes, pero es fundamental que tanto las carnes rojas como las blancas no hay manchas oscuras o amarillentas.

De hecho, indican que el producto está comprometido y que tras un mal almacenamiento o mal embalaje ya se ha iniciado el proceso de descomposición, con la consiguiente proliferación de microorganismos nocivos (como bacterias, levaduras y mohos).

La carne fresca también tiene consistencia firme y no tiene una cantidad excesiva de líquido: si notas que la carne está demasiado blanda y está sumergida en agua rojiza, puedes estar seguro de que ya lleva unos días en el mercado.

Recomendado:  Cómo almacenar tomates frescos de la manera correcta

En este sentido, también es fundamental comprobar la fecha de empaque: le aconsejamos comprar siempre carne puesta a la venta el mismo día o envasada durante las 24 horas anteriores como máximo.

Por lo tanto, comprar carne en bandejas o en cortes frescos no puede garantizar que el producto sea realmente de excelente calidad.

Los envases podrían estar comprometidos y, si perciben un olor acre y desagradable, significa que la proliferación bacteriana ya está en marcha y que el producto está inevitablemente comprometido.

Cómo guardar la carne en la nevera

Carne almacenada en el refrigerador

Conservar la carne en la nevera es uno de los métodos más utilizados para mantener frescos estos alimentos.

Sin embargo, si no tiene la intención de cocinar los cortes comprados tan pronto como llegue a casa, es Es necesario asegurarse de que la cadena de frío no se interrumpa: en el camino del supermercado a tu casa, coloca la carne en bolsas térmicas y apenas llegue a su destino, colócala en el refrigerador.

Te aconsejamos que no dejes la carne en el envase en el que la compraste: retira la bandeja de plástico o el cartón facilitado por el carnicero y traslada el producto en un recipiente hermético, posiblemente de vidrio.

Exponer la carne a los agentes atmosféricos, de hecho, promueve la proliferación bacteriana y acelera el proceso de descomposición.

La carne también debe colocarse en los compartimentos inferiores del refrigerador, donde la temperatura se mantiene más fresca. Antes de cocinarlo, puedes mantenerlo a temperatura ambiente hasta por media hora.

En cualquier caso, cuando saques la carne de la nevera, comprueba siempre que no tenga mal olor y que no se hayan formado manchas oscuras y vetas amarillentas o verdosas en la superficie.

Recomendado:  Centrifugadora o extractora: diferencias y guía de selección

Pero, ¿cuántos días dura la carne en el refrigerador? El tiempo máximo de conservación varía para cada tipo de carne:

  • Las carnes de res, cerdo, oveja y cabra pueden permanecer frescas durante cuatro o seis días, dependiendo de su frescura;
  • Las aves, el conejo, la liebre o la caza silvestre duran hasta un máximo de 48 horas y lo mismo ocurre con la carne picada.

Es importante revisar que la temperatura interna del refrigerador no supere los 4°C, de lo contrario la carne podría echarse a perder mucho más rápido.

Cómo almacenar carne en el congelador.

Carne congelada individualmente en el congelador.

La congelación de la carne es sin duda el método más adecuado para quienes pretenden conservarla el mayor tiempo posible.

Le recomendamos que lo use, sin embargo, solo si los cortes que ha comprado son frescosde lo contrario, a los pocos días, la carne tendería a oxidarse y, al volver a la temperatura ambiente, se percibiría inmediatamente un olor desagradable debido al proceso de descomposición, bloqueado solo momentáneamente por la congelación.

Para almacenar correctamente la carne en el congelador, retire el paquete y séquelo con papel de cocina absorbente: es importante eliminar la mayoría de los líquidos y jugos en exceso.

Luego colóquelo en bolsas especiales para congelar, dejando salir la mayor cantidad de aire posible o use recipientes herméticos (preferiblemente de vidrio).

Alternativamente, puede usar un sellador al vacío eléctrico o envolver las rebanadas individuales de carne en unas pocas capas de film transparente. Le sugerimos que siempre coloque una etiqueta que indique la fecha en que congeló la carne.

Aspirar la carne es casi equivalente a duplicar el tiempo máximo de almacenamiento: eliminar la exposición al oxígeno, de hecho, previene y bloquea la proliferación bacteriana.

Recomendado:  Cómo limpiar las anchoas y cómo cocinarlas

Ahora veamos cuántos días dura la carne en el congelador. Empecemos diciendo que la temperatura ideal de conservación de la carne en el congelador es de -18°C.

Manteniendo constante esta temperatura, puedes conservar la carne picada hasta dos meses, la ternera hasta nueve meses, la carne de cerdo hasta cuatro meses y las carnes blancas (como pollo o pavo) hasta seis meses.

Errores a evitar

Carne de vacuno envasada al vacío

A veces son los pequeños errores, a menudo cometidos por simple distracción, los que arruinan el proceso de conservación de la carne.

Si has metido la carne en la nevera, siempre presta atención que la carne cruda nunca se encuentra cerca de la carne cocida: los microorganismos presentes en el primero correrían el riesgo de contaminar el segundo.

Además, recuerda siempre antes de almacenar diferentes tipos de carne. para separarlos en diferentes recipientes o envolviéndolos en film o bolsas heladas, para que las superficies no estén en contacto.

Si ha conservado la carne al vacío, antes de cocinarla retire completamente el envoltorio y séquela con papel absorbente. Después dale tiempo para respirarpara eliminar los olores más intensos que puedan comprometer sus recetas.

También es posible que la carne envasada al vacío pierda gran parte de su color original, desvaneciéndose o adquiriendo un ligero color grisáceo: en este caso no debes preocuparte, ya que la ausencia de oxígeno conduce inevitablemente a este resultado.

Si, por el contrario, al retirar el paquete notas un olor especialmente desagradable y la carne está excesivamente grasosa, te sugerimos que la tires.

Por último, recuerda que la carne debe estar cocinado siempre a temperatura ambiente: tanto si lo has guardado en el frigorífico como si lo has congelado, espera el tiempo necesario antes de meterlo en el horno o en la sartén.

Cocinarlo cuando todavía está demasiado frío podría hacer que se queme por fuera, mientras que el interior tiende a permanecer crudo.

Scroll al inicio