Si tiene la suerte de tener una pequeña parcela de tierra y algunas gallinas criadas al aire libre, es posible que le resulte difícil manejar los huevos mientras se mantienen saludables.

Hay momentos en los que producen muchos y es inevitable que se acumulen día a día.

La regla fundamental, tanto para quienes las compran en el supermercado como para quienes tienen gallinas, es que los huevos siempre van en la nevera, pero hay muchas otras precauciones a tener en cuenta.

Así que veamos juntos cómo almacenar los huevos de la forma correcta para evitar cometer errores sensacionales en detrimento de la salud.

Los huevos no se lavan

Los huevos nunca deben lavarse, porque están protegidos por una capa lipídica protectora llamada cutícula que actúa como barrera contra la entrada de bacterias a través de la cáscara.

Los huevos que compras en las tiendas suelen estar limpios, pero si los del gallinero se ven un poco sucios, no los pongas así en el frigorífico. Límpialas rápidamente y sin frotar demasiado con un paño de algodón seco.

Los huevos de sus propias gallinas o comprados a un granjero no tienen fecha en la cáscara. Mejor escribir en ellos la fecha (a lápiz) de la deposición para evitar consumirlos después de un tiempo excesivo, cuando ya no son buenos.

Recomendado:  Pasta risotto: significado, ventajas y como se hace

Dónde almacenar los huevos

Huevos en el estante del supermercado.

¿En la nevera o no? ¿Alguna vez te has preguntado dónde se almacenan correctamente los huevos? A veces, encuentra huevos en estantes no refrigerados en un supermercado o una pequeña tienda de comestibles.

Esto sucede porque los cambios térmicos son particularmente dañinos para los huevos. Los compramos, los metemos en el carrito y antes de llegar a casa y los metemos en el frigorífico pasa un tiempo.

Mientras tanto, los huevos comienzan a calentarse y luego se enfrían nuevamente. Entonces podría formarse condensación en la cáscara, lo que despegaría la cutícula protectora, haciendo que los huevos sean particularmente vulnerables.

La regla es la siguiente: si compras huevos guardados en el refrigerador, colócalos inmediatamente dentro de una bolsa más fresca mientras que si están en los estantes, esta precaución no es necesaria.

La mejor temperatura de almacenamiento para los huevos es de 2 a 4 ° C. De esta forma, todas sus características organolépticas y biológicas se conservan durante más tiempo.

Pero recuerda evitar la contaminación cruzada con otros alimentos, luego guárdelos dentro de cartones clásicos o en recipientes de plástico herméticos para alimentos.

¿Cuánto duran los huevos en la nevera?

Huevos almacenados en el frigorífico

La ley italiana establece que los huevos deben consumirse dentro de los 28 días posteriores a su puesta. Si se come bien cocido incluso después de 2 o 3 días la fecha de caducidad no pasa nada, siempre y cuando la cáscara esté intacta y nunca se haya lavado.

Cuando vayas a comprar huevos, asegúrate de que hayan sido puestos recientemente si piensas no usarlos todos en los próximos días y quieres conservarlos un poco más.

Para las preparaciones que implican el uso de huevos crudos como la mayonesa, es mejor utilizar siempre huevos muy frescos para reducir drásticamente la posibilidad de que pueda haber algunos problemas de salud.

Recomendado:  ¿La freidora es mala para ti? Seamos claros

Periodo de validez de los huevos frescos almacenados a temperatura ambiente

Aunque la mejor temperatura de almacenamiento para los huevos es entre 2 y 4 ° C, los frescos extraídos de su gallinero también se pueden almacenar a temperatura ambiente.

Fuera del frigorífico tienen una duración máxima de 3 semanas, pero una vez transcurridos los primeros días, inevitablemente deben consumirse después de la cocción.

Con el envejecimiento, la estructura proteica de los huevos se degrada naturalmente. Por esta razón, las claras tienden a volverse cada vez más líquidas mientras que las yemas tienden a deshacerse y tomar una forma irregular.

Si por el contrario tu casa hace un calor especial, pon siempre los huevos en el frigorífico, aunque sean del día.

Posición correcta de almacenamiento de huevos.

Posición correcta de almacenamiento de huevos

Pocas personas saben que los huevos son mejores si se conservan con la parte puntiaguda hacia abajo. Poniéndolos de esta forma, la yema de los huevos va al centro automáticamente, manteniéndose lo más alejada posible de cualquier bacteria que haya logrado atravesar la barrera de la cáscara.

La clara de huevo apenas se ataca porque tiene una concentración alcalina bastante alta, mientras que la yema puede contaminarse más fácilmente.

Las bacterias podrían entrar en la vejiga del huevo, que está en la parte más redondeada; es una burbuja de aire real que necesitan los polluelos para respirar justo antes de romper la cáscara.

A medida que pasan los días, la cámara de aire se hace cada vez más grande y la posibilidad de infiltración bacteriana aumenta si el óvulo obviamente no está fertilizado.

Mantenga los huevos en el congelador.

Entre los diversos métodos de conservación de los huevos, se encuentra la congelación. De hecho, pueden conservarse durante 6 meses en el congelador pero, incluso en este caso, hay reglas muy específicas a seguir.

Recomendado:  ¿Licuadora o exprimidor? Diferencias y guía de elección

Para este tipo de conservación, lo primero que hay que quitar es la cáscara, que de lo contrario se rompería por el aumento del tamaño de la yema y de la clara durante la congelación.

A su discreción puede poner en el congelador solo las claras, solo los tintos o las yemas y las claras mezcladas.

Experimento del huevo congelado

Puedes hacerlo poniendo la mezcla en bolsas para congelador o usando los moldes clásicos para hacer cubitos de hielo.

Un pequeño truco: para evitar que las yemas se vuelvan granulosas una vez descongeladas, añade una pizca de sal o azúcar antes de congelarlas.

Para descongelarlos tendrás que dejarlos reposar una noche entera en el frigorífico y necesariamente tendrás que consumirlos después de cocinarlos.

Métodos de almacenamiento de huevos: la síntesis

Para hacer un breve resumen, resumiremos por puntos las prácticas necesarias para conservar los huevos en casa de la mejor manera posible:

  • Nunca lave los huevos. Como máximo, puede limpiarlos suavemente con un paño seco;
  • Los huevos deben conservarse en el frigorífico a una temperatura entre 2 y 4 ° C;
  • Si compra huevos que están en un mostrador refrigerado, llévelos a casa en una bolsa más fresca para evitar cambios peligrosos de temperatura;
  • Mantenga los huevos con el lado puntiagudo hacia abajo;
  • Utilice primero los huevos más viejos;
  • Si compra huevos al granjero o tiene los de sus propias gallinas disponibles, escriba la fecha de puesta con lápiz en la cáscara. No utilice el marcador porque la tinta penetraría inevitablemente en el interior y los contaminaría;
  • Los huevos congelados deben consumirse después de cocinarlos;
  • Cocine siempre los huevos que ya no estén frescos.
Scroll al inicio