El tema de este artículo puede parecer realmente simple y elemental, pero en realidad mucha gente no sabe como almacenar el pan y prefieren comprar o preparar solo una cantidad que se pueda consumir en un par de días.

Sin duda, esto implica una gran inversión de tiempo, si el pan se ha preparado en casa, o dinero, si prefieres comprarlo en una panadería.

En realidad hay varias formas de mantener el pan fresco y son especialmente útiles cuando no tienes tiempo para prepararlo tú mismo.

Así que veamos cuáles son las mejores técnicas para conservar el pan y mantenerlo blando el mayor tiempo posible.

¿Por qué el pan casero se conserva mejor?

El pan casero o el pan elaborado el mismo día por una panadería es sin duda el que mejor se conserva, sin riesgo de endurecerse y enmohecerse en tan solo 24 horas.

El pan de larga duración disponible en el mercado es una alternativa válida, si no tienes tiempo para prepararlo en casa, pero en este caso es imposible conservarlo y, como máximo, una vez endurecido se puede utilizar para hacer pan rallado.

Si desea conservar el pan de la mejor manera posible, debe dedicar tiempo a retocar el agua, la harina y la levadura madre.

El proceso de acidificación del pan casero, de hecho, se basa en las bacterias lácticas presentes en la preciosa levadura madre y, combinado con una buena levadura y horneado, ayuda a ralentizar el endurecimiento y el secado.

Recomendado:  Mejores sartenes para cocinar sin aceite

El pan casero es además mucho más reacio a producir moho, en comparación con lo que se encuentra en los supermercados (y en particular, con el pan blanco en caja).

Entonces veamos cómo se conserva el pan fresco y qué precauciones se deben tomar para poder usarlo de manera segura incluso después de un tiempo.

Almacenamiento de pan casero: técnicas y consejos.

Si se ha tomado un día libre para hacer panes frescos y aromáticos, sin duda tendrá todo el interés en aprovechar al máximo su esfuerzo en los próximos días. Entonces, aquí hay algunos trucos que le muestran cómo almacenar pan casero.

Congelar pan fresco

Pan listo para congelar

Si tiene la intención de almacenar pan casero fresco durante el mayor tiempo posible, congélelo definitivamente la mejor solución. De esta manera será posible mantener la corteza crujiente y la miga interna no correrá el riesgo de endurecerse.

El proceso de congelación te ofrece la gran oportunidad de ralentizar el proceso de refinado, por lo que calentar el pan más tarde en el horno, en una tostadora o en el microondas te permitirá volver a activar los almidones y por tanto hacerlo elástico y fragante.

Para guardar pan en el congelador. puedes decidir dejarlo entero o cortarlo en rodajas.

Solo tienes que meterlo en una bolsa de congelación y sellarlo, asegurándote de sacar la mayor cantidad de aire posible. De esta forma también puedes quedarte con el pan durante un par de meses.

Cuando quieras descongelar el pan guardado en el congelador, ponlo a temperatura ambiente durante media hora.

No espere a que se ablande por completo, ya que el hielo derretido podría humedecer el pan y hacerlo más pegajoso. Enciende el horno a 200 ° C y, cuando esté caliente, introduce el pan para revivirlo.

Recomendado:  Cómo limpiar los funghi porcini, tanto frescos como secos

Guarde el pan en una panera

Pan conservado en panera

Si pretendes consumir el pan dentro de uno o dos días desde la fecha de compra o desde el momento en que lo preparaste en casa, las paneras son excelentes aliadas. Estos recipientes, especialmente diseñados para almacenar pan, son perfectos para hacerlo a temperatura ambiente.

Dejar el pan cerrado en una bolsa de cartón evita que el aire circule correctamente, por lo que este método de almacenamiento hará que tu producto sea más suave y pegajoso.

Las cajas de pan en su lugar permitir una circulación de aire adecuada, sin exponer directamente el pan al entorno circundante. De esta forma será posible mantenerlo suave y crujiente hasta dos o tres días.

En el mercado es posible encontrar diferentes tipos de paneras. Entre los mejores hay sin duda los de madera de bambú y esmalte o de cerámica.

Estos materiales son los mejores para mantener una temperatura constante dentro del recipiente, evitando así que el pan se seque por estar demasiado caliente o desarrollar moho en presencia de humedad.

Recuerda no llene demasiado la caja de pan: cuanto más pan haya en el recipiente, mayor será el nivel de humedad interna, lo que fácilmente podría comprometer el crujido de la corteza y comprometer el sabor de la miga.

Utilice papel de aluminio, film transparente o una bolsa de papel / plástico

Pan cerrado en una bolsa de plástico.

Una alternativa válida para conservar el pan casero durante dos o tres días es envolverlo en una hoja de papel de aluminio, en film transparente o cerrarlo en una bolsa de plástico o papel.

De esta forma puede ralentizar el proceso de secado y evitar que el pan se vuelva rancio.

Recomendado:  Cómo abrir un coco: todos los métodos

La desventaja de este método de almacenamiento es que retiene mucha humedad e, inevitablemente, compromete lo crujiente.

También debes tener cuidado y no exponer el pan a cambios bruscos de temperatura o ambientes excesivamente húmedos: en este caso, aunque esté perfectamente cerrado en uno de estos tres materiales, se correría el riesgo de desarrollar moho en la zona interna.

Guarda el pan en el frigorífico.

Panzas almacenadas en el refrigerador.

Por lo general, definitivamente no se recomienda usar el refrigerador para mantener el pan fresco. en este entorno, es fácil que los productos fermentados absorban demasiada humedad y desarrollen moho.

Sin embargo, si su casa es particularmente calurosa o húmeda o el congelador está lleno, existen algunos trucos que le permiten guardar el pan en el refrigerador sin comprometer excesivamente su producto.

Antes de hacer eso, debe necesariamente cerrarlo en un recipiente de comida: Los sobres de doble capa hechos de papel y plástico, por ejemplo, son los mejores.

Asegúrate de que no estén impregnados de otros olores o que no queden residuos de otros alimentos en su interior: corres el riesgo de alterar tanto el olor como el sabor del pan fresco.

Una vez hecho esto, poner el pan cerrado en el recipiente de comida en los estantes menos húmedos del frigorífico o en los estantes inferiores, los mismos indicados para la conservación de frutas y verduras (LINK).

Consume pan guardado en el frigorífico lo más rápido posible, calentándolo rápidamente en una sartén (si ya ha sido cortado en rodajas) o reviviéndolo en el horno, tostadora o microondas.

Sobre el autor

Scroll al inicio