Cómo almacenar y congelar limones durante mucho tiempo

El limón es una de las pocas frutas cítricas en poder ser consumido en todas sus partes. El jugo, la pulpa y la cáscara se utilizan de hecho para condimentar o condimentar muchas recetas, lo que lo convierte en un alimento fundamental y siempre presente en la cocina.

Por eso siempre es útil tener a mano, pero como muchos otros cítricos, el limón tiende a deteriorarse rápidamente si no se almacena correctamente.

En este artículo te mostraremos cómo almacenar los limones para que duren el mayor tiempo posible.

No mucha gente sabe que existen varias técnicas para evitar que este preciado alimento se enmohezca en el espacio de una semana más o menos. ¿Has pensado alguna vez, por ejemplo, que es posible congelar limones?

Cómo almacenar limones enteros a temperatura ambiente

Uno de los errores más comunes es mantener los limones en el refrigerador tan pronto como llegue a casa.

Si bien las bajas temperaturas pueden sugerir que estos cítricos se pueden conservar mejor de hecho, en realidad la humedad presente en el interior del frigorífico tiende a hacer que se deterioren mucho más rápido, resecando el jugo.

Para evitar que se inicie el proceso de deshidratación, es necesario ponerlos en una canasta, posiblemente lo suficientemente grande como para no amontonarse excesivamente.

Por lo tanto, deberá colocar la cesta en un lugar donde no llegue la luz del sol y lejos de otras fuentes de calor.

Limones conservados en caja de madera

La temperatura ideal para almacenar limones durante mucho tiempo es de 4 a 10 ° C: en invierno es posible que los limones se mantengan saludables hasta un mes después de la compra.

Almacenar los limones a temperatura ambiente te permitirá mantener intactas las propiedades organolépticas de estos cítricos. por hasta diez días.

Pasado este tiempo, la piel empezará a deteriorarse y notarás la formación progresiva de manchas verdosas de moho.

Por último, recuerde que los limones, al igual que los cítricos, no son sensibles a la hormona vegetal etileno y, por tanto, pueden almacenarse de forma segura cerca de manzanas y similares sin correr el riesgo de que maduren demasiado rápido.

¿Qué es el método de arena?

Es una de las técnicas más antiguas para conservar los limones. En la antigüedad se acostumbraba envolver los limones uno a uno con papel de cocina o en un paño de algodón y colocarlos en un recipiente con arena, cuidando de colocarlos todos con el tallo hacia arriba.

El recipiente debe guardarse en un lugar fresco y seco: gracias a este truco notarás que, cuando quieras usar los limones, se conservarán perfectamente, como los recién cogidos.

Cómo almacenar limones enteros en el refrigerador.

Limón en la encimera del frigorífico

Si ha comprado una cantidad excesiva de limones y no tiene suficiente espacio para mantenerlos a temperatura ambiente, necesariamente debe volver a colocarlos en el refrigerador con un simple truco.

Llena un recipiente con agua y colócalo dentro del recipiente especial para frutas y verduras de tu frigorífico. Pon los limones en el bol uno por uno y recuerda cambiar el agua al menos una vez cada dos días.

Si no tiene suficiente espacio para poner la sartén en el compartimiento del refrigerador, cierre los limones dentro de una bolsa para congelador y elimine la mayor cantidad de aire posible.

Alternativamente, puede envolver los limones en una toalla húmeda y recordar rehidratarlos cada dos o tres días.

Siguiendo estos métodos, podrá conservar los limones en el refrigerador. durante unas cuatro semanas, evitando que se deshidraten o se enmohezcan.

A menudo le pasa a usa solo la cáscara limón y no use el jugo ni la pulpa. Al encontrarse en esta situación, puede mantener los limones sin pelar envolviéndolos en un paño húmedo y colocándolos en los estantes inferiores de la nevera.

Sin embargo, tendrás que consumirlos lo antes posible ya que en ausencia del peeling el proceso de deshidratación será mucho más rápido.

Cómo conservar mejor un limón cortado

Medio limón descansando sobre un platillo

¿Cuántas veces te ha pasado que usas solo medio limón y te encuentras con otra mitad todavía intacta que, con razón, no quieres tirar? ¿No tendrías curiosidad por saber cómo conservar un limón en rodajas?

Incluso en estos casos es posible conservar los limones durante mucho tiempo, siempre que protejas la superficie descubierta del contacto con el aire, que de otro modo haría que se seque rápidamente.

Tome la mitad no utilizada del limón y colóquelo en un platillo con la superficie descubierta hacia abajo. Por lo tanto, envuelva todo el platillo con una envoltura de plástico y guárdelo en el refrigerador, posiblemente en los estantes inferiores.

Alternativamente, puede usar soportes especiales para limones, que sin duda le ahorrarán espacio. Sin embargo, es preferible utilizar la mitad del limón abierto. dentro de las 48 horas.

Cómo congelar limones enteros y cortados

Almacenar limones en el congelador es absolutamente el método que te permitirá mantener estos cítricos intactos el mayor tiempo posible.

Sin embargo, la desventaja es que, si bien se sabe cómo congelar los limones de la mejor manera posible, este último inevitablemente perderán la mayor parte de su aroma y una vez descongelados quedarán mucho más suaves.

Para congelar limones enteros, simplemente séquelos perfectamente y ciérrelos individualmente en una bolsa para congelar dejando salir todo el aire. Luego envuelva las bolsas en un paño de algodón y colóquelas en el congelador.

Sin embargo, para congelar los limones cortados en rodajas o gajos, primero tendrás que colocarlos prolijamente en una bandeja cubierta con papel pergamino y dejarlos en el congelador hasta que estén completamente solidificados.

Más tarde, para ahorrar espacio, puede cerrarlos en una bolsa para congelar y mantenerlos intactos. por hasta dos meses.

Cómo almacenar jugo de limón

Congelar el jugo de limón

El jugo de limón es una verdadera panacea, rico en nutrientes y beneficioso. Se puede utilizar en muchas recetas, tanto dulces como saladas, o en la preparación de sabrosas infusiones o tés de hierbas.

Si no puede consumir jugo de limón inmediatamente, o si necesariamente debe exprimir los limones que comienzan a deteriorarse, recuerde: Mantenga el jugo a temperatura ambiente durante el menor tiempo posible. para evitar que pierda sus múltiples cualidades.

Si quieres consumirlo en los dos o tres días siguientes al momento en que lo exprimiste, puedes guardar con seguridad el jugo de limón. en la nevera, colocándolo en un vaso de vidrio y cerrándolo con una tapa o film transparente de cocina.

Si prefiere congelar jugo de limón, puede usarlos. moldes de hielo y dividirlo en pequeñas porciones, para posteriormente descongelar solo la cantidad que realmente necesite.

Gracias a este método puedes usar el jugo durante muchos meses pero ten en cuenta que con el tiempo, una vez descongelado, será cada vez menos aromático.

Cómo almacenar la ralladura de limón

Limones sin ralladura en la encimera de la cocina

Las cáscaras de los limones sin tratar se pueden utilizar de diferentes formas y tirarlas a la basura sería realmente un desperdicio.

De hecho, son perfectos para aromatizar bebidas, postres, diversos platos salados y también se pueden caramelizar.

La mejor forma de almacenar las cáscaras de limón es congelarlas..

Tendrás que quitar los residuos de la parte blanca, lavarlos a fondo y secarlos con un paño de algodón o papel absorbente.

Córtelos en tiras finas y colóquelos, bien separados entre sí, en una sartén con el fondo cubierto con papel pergamino.

El procedimiento es idéntico al que se utiliza para congelar los limones en rodajas: coloque la sartén en el congelador hasta que las cáscaras hayan cristalizado y solo entonces transfiéralas a una bolsa de congelador.

De esta forma puedes conservar la ralladura de limón. durante unos cuatro meses.

Ir arriba