Cómo limpiar langosta viva y congelada (y cómo cocinarla)

La langosta es un crustáceo muy valioso, protagonista de diversas recetas típico de la tradición culinaria italiana.

Está fácilmente disponible en los mostradores del congelador de cualquier supermercado, pero si eres un amante de seis excelentes productos, definitivamente te recomendamos que elijas una langosta fresca, recién capturada.

La suculenta pulpa de la langosta tiene un sabor único e inconfundible, pero no es la única parte de este crustáceo que se puede utilizar eficazmente en la cocina.

Te mostraremos a continuación como limpiar la langosta de la mejor manera posible y cómo utilizarlo en sus preparativos.

Elegir la langosta: ¿viva o congelada?

Antes de explicarte cómo se limpia la langosta, queremos mostrarte las diferencias entre los distintos tipos que puedes encontrar en el mercado (bogavante vivo y bogavante congelado) y cómo reconocer una langosta fresca.

Comencemos con la afirmación de que elegir comprar una langosta viva es sin duda la mejor elección que puede hacer. En este caso, de hecho, podrás disfrutar de su sabor más auténtico y beneficiarte de todas sus excelentes propiedades nutricionales.

La langosta congelada es sin duda el tipo más asequible y, sobre todo, más económico. Sin embargo, a diferencia de la langosta viva, el proceso de congelación provoca la pérdida de la mayoría de sus propiedades nutricionales y también el sabor pierde su intensidad.

Esto no quiere decir que no sea igualmente un alimento válido, pero es importante recordar que cuando se descongela una langosta se debe cocinar lo antes posible, para evitar desencadenar la proliferación bacteriana que, como en todos los pescados y crustáceos, tiende para desarrollarse muy rápidamente.

Recomendado:  Cocción en microondas: cómo, por qué y tiempos de cocción

Pero, ¿cómo reconocer una langosta fresca? Te lo explicaremos de inmediato.

Una langosta fresca se caracteriza por:

  • Un caparazón de colores intensos y brillantes, desprovisto de manchas oscuras;
  • Ojos vivos e hinchados;
  • El olor, que debe recordar el clásico aroma del agua de mar.

Si notas un olor acre, muy parecido al amoniaco, evita comprar langosta ya que esto indica que el proceso de deterioro y proliferación de bacterias ya está en marcha.

En cuanto a la langosta congelada, siempre habrá que prestar mucha atención al color del caparazón (la ausencia de manchas oscuras es, también en este caso, imprescindible), así como comprobar el lugar de origen y la fecha de envasado.

Cómo limpiar langosta viva

limpieza de langosta viva

La langosta viva se vende con las garras bien cerradas por un cordón. No lo elimine de ninguna manera, excepto cuando el crustáceo esté completamente cocido, de lo contrario corre el riesgo de lesionarse.

Para limpiar la langosta viva, enjuágala con abundante agua corriente y con ayuda de un cepillo de cerdas duras eliminar cualquier residuo marino.

Posteriormente sumérgelo en un bol con agua tibia (para evitar cambios de temperatura excesivos) y pasados ​​treinta minutos transfiérelo a una olla grande con agua hirviendo.

Deje que la langosta se cocine durante unos veinte minutos, luego vuelva a colocar la langosta en un recipiente con agua fría para que deje de cocinarse.

En este punto puedes abrir las garras y despegarlas del resto del caparazón, girándolas suavemente.

Con ayuda de unas tijeras de cocina haz una incisión a lo largo de todo el vientre y abre el crustáceo en dos. En este punto puedes extraer la pulpa fácilmente, sin dañarla.

Notarás que la bolsa intestinal es verde por dentro: tendrás que eliminar esta parte con una cucharadita.

Recomendado:  Las 8 mejores sartenes antiadherentes sin teflón

Si quieres recuperar la pulpa presente en las garras, córtalas y extráelas también de estas últimas.

Cómo limpiar langosta congelada

langosta congelada sobre una cama de hielo

La langosta congelada también debe enjuagarse con agua corriente y limpiarse adecuadamente, pero no es necesario transferirla al agua hirviendo.

Para limpiar la langosta congelada basta con hacer un corte limpio a lo largo de todo el vientre, quitar el saco intestinal y quitar toda la zona verdosa.

Si no te interesa mantener las garras intactas para darle un efecto más escenográfico a tus platos, puedes romperlas con unas pinzas o tijeras de cocina y extraer la pulpa.

Limpiar la langosta cocida ayuda a quitar la pulpa con mayor facilidad, por lo que si quieres tener ventaja en esta operación puedes decidir poner la langosta congelada en una olla con agua hirviendo durante un cuarto de hora.

Cómo almacenar langosta

Si compró una langosta fresca, puede guardarla en el refrigerador por una máximo de 24 horas. Tendrás que envolverlo en un paño húmedo y llevarlo de vuelta a los compartimentos inferiores, que mantienen temperaturas más frías.

Alternativamente, puede ponerlos en un recipiente lleno de agua de mar pero, dado que la langosta consume mucho oxígeno, este último deberá cambiarse con frecuencia.

Si no puede cocinar la langosta de inmediato, puede colocarla en una bolsa de escarcha y congelarla a una temperatura de -18 ° C. De esa manera puedes quedártelo por hasta cuatro meses y luego siga el procedimiento de limpieza de la langosta congelada.

Cómo cocinar langosta viva y congelada.

linguini con bogavante

Con todas las recetas a base de langosta presentes en la variada tradición culinaria italiana, tiene muchas opciones para elegir qué plato preparar. La mayoría de las recetas son de hecho adecuado tanto para cocinar bogavante congelado como para preparar bogavante vivo.

Recomendado:  Cocción a ciegas: guía de masa quebrada "blanca"

Entre las preparaciones más populares y utilizadas se encuentran, por ejemplo, langosta a la plancha Y langosta al horno. Ambos platos requieren tiempos de cocción muy cortos: se puede entender que la langosta se cocina cuando el caparazón adquiere un color naranja brillante.

Puedes usar la langosta para servir a los dioses. sabrosos aperitivos condimentado con aceite, sal y limón o preséntelo como segundo plato, maridado con unas rodajas de aguacate.

Si quieres preparar un plato sabroso y especialmente ligero puedes optar por langosta al vapor, mientras que, si quieres sorprender a tus invitados, crea un langosta en salsa cremosa con sabor a jengibre definitivamente es una gran idea.

Sin embargo, entre los primeros platos a base de langosta más famosos y queridos, un lugar de honor solo puede ser ocupado por linguini con bogavante.

Cómo usar las sobras

dibujos animados de langosta

Es posible que no sepa que las garras y otros elementos de desecho de la langosta son ingredientes excelentes para preparar la dibujos animados de langosta, que es un caldo muy nutritivo y sabroso que se utiliza para hacer sopas y risottos a base de pescado.

Para prepararlo, sofreír la cebolla picada, el ajo, el apio y la zanahoria en una sartén, luego agregar todos los restos de la langosta. Luego licuar con medio vaso de vino blanco y dejar que el alcohol se evapore por completo.

Agrega agua fría, cubriendo completamente los ingredientes en la sartén y hierve todo, ajustando el sabor con sal y pimienta en grano. Deje que el caldo hierva a fuego lento durante aproximadamente un cuarto de hora, manteniendo el fuego muy bajo y cubriendo solo parcialmente la sartén.

Para el último paso tendrás que filtrar el cómic en un colador, con el fin de eliminar las impurezas que emergieron durante la cocción.

Scroll al inicio