Sartén de hierro: pros / contras, limpieza y cuidado

Como hemos comentado en artículos anteriores, las ollas de cocina se pueden adquirir en muchos materiales diferentes, cada uno de los cuales es adecuado para un uso específico.

Hoy en particular queremos profundizar en los del hierro, un material que posibilita la comercialización del llamado Sartén lyonnaise.

«¿Por qué debería importarme? Ya tengo muchas cacerolas de acero inoxidable y aluminio que nunca dan problemas ”. Si estas palabras se te han pasado por la cabeza al leer las primeras líneas, ninguno de nosotros te culpará, todo lo contrario. La curiosidad es una de las sensaciones más difíciles de estimular en un ser humano.

Hay una palabra, en este caso, que creemos que puede despertar su curiosidad, a saber versatilidad. Las ollas de hierro son aptas para cocinar multitud de alimentos, permitiendo a quien cocina utilizarlas a su antojo en las más variadas preparaciones.

En las siguientes líneas entraremos en más detalle sobre este aspecto, incluyendo también la limpieza de la sartén de hierro, aspecto que muchas veces se subestima.

Con la esperanza de haberte intrigado, solo queda desearle una buena lectura.

Ventajas y desventajas de la Lyonnaise.

Por supuesto, como cualquier producto, las sartenes de hierro tienen aspectos positivos y negativos. Nuestra intención es ilustrarlos de una manera completamente objetiva, dejándote la libertad de un juicio final.

En primer lugar, tenemos que hablar de la cocción de las carnes, esas que suelen realizarse a la parrilla. Las sartenes de hierro pueden sustituir a las clásicas barbacoas de forma excelente. Esto no quiere decir que nuestro consejo sea comprar una sartén de hierro en lugar de la barbacoa, sino utilizarla en determinadas ocasiones en las que pueda ser más conveniente.

De hecho, los resultados obtenidos al utilizar Lyonnaise para cocinar un bistec son realmente satisfactorios. Resultados de cocción uniforme y la formación de la famosa corteza que los amantes de las barbacoas buscan perpetuamente siempre tiene éxito. Esto porque El hierro actúa como catalizador de la reacción de Maillard., acelerando así el vínculo entre azúcares y proteínas presentes en la carne.

El mismo tipo de resultado final también se puede obtener cocinando pescado y verduras, aunque los tiempos de cocción son significativamente más cortos en este caso.

Finalmente, gracias a su baja conductividad térmica, son excelentes para freír y hervir. ¿La razón? Al calentar y enfriar lentamente, facilitan el control de la temperatura.

Reacción de Maillard con sartén de hierro

Por tanto, hemos ilustrado ampliamente la versatilidad de este tipo de material. Sin embargo, hay otra característica que lo acerca aún más a un juicio positivo: la resistencia. El hierro es un material robusto, lo que garantiza una importante duración en el tiempo, siempre y cuando el usuario realice un buen mantenimiento, aspecto que explicaremos más adelante.

Como todos los mejores productos, desafortunadamente, incluso los utensilios de cocina de hierro tienen defectos, más o menos relevantes según sus necesidades.

En primer lugar, es un material que tiende a oxidarse, lo que lleva a quienes utilicen ollas o sartenes de hierro a prestar atención a este detalle tanto en términos sanitarios como culinarios.

Otro punto que puede funcionar en su contra es el peso. Como de hecho ocurre con otros materiales, como el hierro fundido o la piedra, las herramientas de hierro son pesadas y por tanto no aptas para quienes están acostumbrados a cocinar con sartenes antiadherentes pequeñas y ligeras.

Pero, ¿son malas las sartenes de hierro? Esto también ha sido durante mucho tiempo un tema de debate entre los expertos de la industria. Lo que ha surgido, y que debe anteponerse a cualquier otro tipo de pensamiento, es el no toxicidad de las sartenes de hierro. Por tanto, puedes estar tranquilo, todas las ollas de hierro que encuentres en el mercado no liberan sustancias tóxicas y por tanto no correrás ningún riesgo para la salud.

Nueva sartén de hierro: ¿que hacer?

Bruñido lyonnaise

Si has decidido comprar una sartén de hierro, seguro que debes informarte sobre las operaciones a realizar antes del primer uso. Preste atención a las siguientes líneas.

Lavar a fondo toda la olla con agua caliente y jabón es el primer paso importante a tomar. quitar la película protectora que caracteriza a este tipo de productos y que podría arruinarlos si no se retira adecuadamente.

Posteriormente es necesario realizar el proceso de curado, es decir añil. Por bruñido en general nos referimos a la coloración de la superficie de un metal con el objetivo de protegerlo de la oxidación.

En este caso, se trata de un conjunto de procedimientos de precaución que se deben realizar con el objetivo de crear una capa protectora en el interior de la sartén, evitando su oxidación.

Después de haber realizado el lavado inicial, es necesario calentar la sartén hasta que la superficie del fondo se lleve a un color azul oscuro. En ese momento, apaga la llama y deja que todo se enfríe.

Luego agregue el aceite frío y vuelva a encender el fuego hasta que esté listo el aceite empezará a humear (punto de humo). Dejar enfriar de nuevo y luego esparcir el aceite por los bordes con ayuda de un cucharón y un paño, prestando la máxima atención a la temperatura que seguirá siendo muy alta.

En este punto, su nueva sartén de hierro está lista para el primer uso culinario real.

Mantenimiento ordinario

Vieiras en una sartén de hierro

Llegamos así a la fase más importante, el mantenimiento de las cacerolas de hierro. Estos necesitan mucho cuidado si desea mantenerlos en óptimas condiciones durante un período prolongado de tiempo. De lo contrario, la aparición de moho y óxido se hará realidad antes de que te des cuenta.

Generalmente recomendamos no lave su Lyonnais en el lavavajillas, pero use agua caliente con jabón y luego seque bien con papel absorbente o paño de cocina.

En caso de que desee desinfectar la sartén en lugar de un lavado común, nuestra sugerencia es utilizar sal. Calentar en la sartén durante unos dos minutos a fuego alto y luego secar con papel absorbente. Este tratamiento eliminará los residuos de alimentos no deseados, la humedad y sobre todo los olores desagradables.

Las sartenes de hierro, aunque sean de calidad, siempre están sujetas a oxidación y por ello creemos oportuno explicar cómo es posible. quitar el óxido, por lo que no necesariamente tiene que ser reemplazado por uno nuevo.

También en este caso la sal, ahora nuestra fiel aliada, sirve para solucionar el problema. Veamos en detalle cómo.

Vierta la sal en la sartén, sin exagerar, una pequeña capa fina es suficiente para cubrir la zona oxidada. Luego, con una bolsa de papel, como las de pan, frote la zona afectada. En ese punto el óxido se desprenderá por sí solo y solo hay que eliminarlo con un enjuague decisivo.

Por lo tanto, entendimos cómo limpiar una sartén de hierro oxidada. Pero, ¿y si el problema vuelve a surgir? El riesgo, por supuesto, existe. ¿Absolutamente no quieres arriesgarte? Luego lea atentamente las siguientes líneas.

Después de haber eliminado cuidadosamente el óxido y secado la sartén, es necesario pasarle un poco de aceite común, lo que evitará, gracias a algunas características químicas, la aparición de oxidaciones. En este punto solo queda realizar el último paso, que consiste en utilizar el horno. Coloca la sartén en el horno y configura una temperatura media-baja que no supere los 50 ° C durante unos 60 minutos.

Finalmente, una recomendación importante es no use esponjas abrasivas, lo que podría comprometer la integridad del material.

Cual comprar?

Sartén de hierro De Buyer

Después de haber ilustrado en detalle todas las características de las cacerolas y cacerolas de hierro, es el momento de sugerir cuáles creemos que valen la pena comprar.

Según nuestro análisis de mercado, los mejores productos son esencialmente atribuibles a dos marcas, De comprador Y Ollas Corderos. No se trata de posicionarse frente a otros fabricantes, sino de distrito en cuanto a fiabilidad. Son los mejores y hemos tenido la oportunidad de comprobarlo en casa, con nuestra comida.

Así que aquí tienes nuestro consejo específico sobre los modelos a comprar, esperando que encuentres el que más se adapte a tus necesidades.

Ir arriba