Sustituir el polvo de hornear

Sustituir el polvo de hornear

El polvo de hornear es uno de esos ingredientes básicos de la despensa que todo el mundo debería tener a mano. Hacer panqueques esponjosos o cualquier proyecto de horneado que estés tratando de dominar es esencial.

Pero si se encuentra sin levadura, las cosas pueden complicarse un poco, especialmente si no puede pasar por la tienda de comestibles. Afortunadamente, no hay necesidad de entrar en pánico o dejar de hacer lo que está haciendo porque estos sustitutos de la levadura están aquí para salvar el día.

Primero, echemos un vistazo a cómo funciona: el polvo de hornear es un agente para hornear hecho de bicarbonato de sodio mezclado con un ácido. Cuando entra en contacto con un líquido, libera burbujas de dióxido de carbono, lo que hace que se eleven pasteles hechos desde cero, muffins y otros productos horneados.

Si bien puede parecer que el bicarbonato de sodio es un buen sustituto, la verdad es que existe una gran diferencia entre el bicarbonato de sodio y el bicarbonato de sodio. Entonces, no puedes simplemente intercambiar uno con el otro. Sin embargo, muchos de los sustitutos del polvo de hornear usarán bicarbonato de sodio junto con otro ingrediente, como suero de leche o jugo de limón, para crear el mismo efecto de levadura.

Entonces, ¿qué más necesitas saber sobre el polvo de hornear? Recuerda que suele durar unos 12 meses guardado en un lugar fresco y seco, pero, como cualquier ingrediente, puede estropearse antes.

Verifique la fecha de vencimiento para comenzar o pruebe esta divertida prueba para ver si su levadura aún está activa: mezcle 1/2 cucharadita de polvo de hornear con 1/2 taza de agua tibia; la mezcla debe hervir inmediatamente.

¿Qué es el polvo de hornear?

El polvo de hornear es un agente de levadura química que se utiliza para hornear. Es económico y tiene una larga vida útil. El polvo de hornear se compone de tres ingredientes: un ácido, una base y un tampón. Se obtiene combinando estos tres ingredientes en proporciones únicas y luego envasándolos.

1. suero de leche

El suero de leche es un producto lácteo fermentado con un sabor agrio y ligeramente picante que a menudo se compara con el yogur natural.

El suero de leche a la antigua se forma como un subproducto de batir la crema dulce en mantequilla. La mayoría del suero de leche comercial se forma agregando cultivos bacterianos a la leche y permitiéndole fermentar, descomponiendo los azúcares en ácidos.

Debido a su acidez, mezclar suero de leche con bicarbonato de sodio puede producir el mismo efecto de levadura que el polvo de hornear.

Agrega 1/2 taza (122 gramos) de suero de leche y 1/4 de cucharadita (1 gramo) de bicarbonato de sodio al resto de los ingredientes para sustituir fácilmente 1 cucharadita (5 gramos) de levadura.

Para mantener la textura deseada y la textura de su producto horneado final, asegúrese de reducir la cantidad de otro líquido que agrega a su receta para compensar la cantidad de suero de leche agregado.

Si agrega 1/2 taza (122 gramos) de suero de leche, por ejemplo, debe reducir la cantidad de otros líquidos agregados a su receta en la misma cantidad.

2. Yogur + bicarbonato de sodio

El yogur y el bicarbonato de sodio son otro dúo que funciona bien como sustituto de la levadura. Solo asegúrese de usar yogur natural (sin sabor).

Para 1 cucharadita de polvo de hornear, usa la misma fórmula que el suero de leche: agrega 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio con ingredientes secos y 1/2 taza de yogur natural con ingredientes húmedos, así que no olvides reducir el consumo de otros líquidos. 2 taza

3. Leche agria + bicarbonato de sodio

Si tu leche se ha agriado pero aún no está cuajada, significa que ha comenzado el proceso de fermentación y contiene ácido láctico, que activará el bicarbonato de sodio.

Es poco probable que obtenga leche perfectamente agria (pero no en mal estado) cuando necesite un sustituto de la levadura, pero si lo necesita, úselo de la misma manera que usaría suero de leche o yogur en combinación con bicarbonato de sodio.

4. Jugo de limón + bicarbonato de sodio

El jugo de limón es rico en ácido cítrico, por lo que es excelente para activar el bicarbonato de sodio como sustituto de la levadura.

Advertencia: el jugo de limón también tiene un sabor fuerte. Úselo como sustituto en recetas que solo requieren una pequeña cantidad de levadura (o en un plato donde no le importaría un sabor a limón).

Para reemplazar 1 cucharadita de polvo para hornear, agregue 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio con los ingredientes secos y 1/2 cucharadita de jugo de limón fresco con los ingredientes húmedos.

5. Vinagre + bicarbonato de sodio

Al igual que el jugo de limón, el vinagre es muy ácido… ¡y probablemente sea algo que ya tengas en la cocina! El vinagre blanco tiene el sabor más neutro, por lo que probablemente pasará desapercibido en un producto horneado, pero el vinagre de arroz o el vinagre de sidra de manzana también funcionarán en caso de necesidad.

Para reemplazar 1 cucharadita de polvo para hornear, mezcle 1/2 cucharadita de vinagre con 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio.

6. Melaza + bicarbonato de sodio

La melaza no es muy ácida, pero cuando se mezcla con bicarbonato de sodio puede tener propiedades de levadura similares a las de la levadura. Es básicamente azúcar (jugo de caña de azúcar que se ha hervido), por lo que agregará más dulzura a una receta.

Asegúrate de tener esto en cuenta y reduce un poco el azúcar en tu receta. También tenga en cuenta que la melaza es un líquido, por lo que deberá reducir los otros líquidos en la receta para que quepan. Para reemplazar 1 cucharadita de polvo de hornear, mezcle 1/4 de taza de melaza y 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio.

7. Claras de huevo batidas

La mayoría de los sustitutos de la levadura requieren el uso de bicarbonato de sodio, pero si no lo tiene a mano, puede usar claras de huevo rígidas para agregar algo de volumen en algunas recetas.

Bate una o dos claras de huevo a punto de nieve y mézclalas suavemente con la masa (no mezcles demasiado o las claras de huevo se desinflarán). Esto no funcionará para todas las recetas, pero es una opción decente para panqueques o gofres.

8. Harina de levadura espontánea

¿Sabías que la harina leudante es solo harina con levadura y sal ya mezcladas? ¡Esto significa que puede sustituir la harina para todo uso con harina leudante y simplemente omitir la levadura y la sal requeridas en la receta! Es uno de los sustitutos más simples, siempre y cuando tengas algo en tu despensa. Búscalo en el pasillo de cocción con las demás harinas.

9. refresco

¿Adivina qué? Agua + bicarbonato de sodio = club soda. Si realmente está en apuros y no tiene levadura o bicarbonato de sodio, use esta agua de soda ligeramente salada en lugar de leche o agua en su receta y le proporcionará un poco de volumen adicional.

Sin embargo, utilícelo solo si necesita un pequeño paso: ¡no es un milagro!

10. Cremor tártaro + bicarbonato de sodio

Esta mezcla es básicamente como hacer tu propio polvo de hornear en casa. La crema de tártaro, que se vende en la mayoría de las islas para hornear, agrega acidez al bicarbonato de sodio para ayudar a que crezcan los productos horneados.

Para 1 cucharada de polvo de hornear, mezcle 2 cucharaditas de crémor tártaro con 1 cucharadita de bicarbonato de sodio (agregue 1 cucharadita de maicena si está haciendo una gran cantidad; evita que la mezcla se aglomere, pero no es necesario).

¿Puedes omitir la levadura en tus recetas?

No se recomienda dejar la levadura fuera de la receta. El polvo para hornear es esencial para obtener la estructura y la consistencia adecuadas en la mayoría de los productos horneados; por lo tanto, omitirlo puede dejarlo con un producto final poco atractivo.

Con tantos reemplazos excelentes, sería mucho mejor elegir uno y probarlo.

Ir arriba