Cómo cocinar gratinado: consejos, trucos y procedimiento

Termina de cocinar un plato, creando uno delicioso. corteza dorada crujiente en el exterior. Ideal para pastas, verduras, algunos tipos de carnes y por supuesto para pescados, sorprende por su sabor único.

Estamos hablando de la gratén, una técnica bastante reciente, capaz de dar grandes satisfacciones en la mesa.

¿Estas listo? Estamos a punto de desvelar todos los secretos para hacer un gratinado perfecto como un verdadero chef.

¿Qué significa el término gratinar?

Más que una técnica adecuada, podemos definir gratinado como el finalización de la cocción de un plato. La corteza exterior crujiente enriquece el sabor del plato, manteniendo la carne tierna por dentro.

El agradable contraste y el pardeamiento se obtienen con la reacción de Maillard, que es una interacción entre proteínas y azúcares que se da solo a temperaturas superiores a 140 ° C.

Para gratinar no basta con activar la función grill, sería demasiado simplista, mientras que en realidad la técnica fusiona arte y química.

Cestas gratinadas saladas

A estas alturas ya debes saber: cocinar no significa seguir una receta al pie de la letra, sino experimentar, combinar nuevos aromas y sabores, combinar ingredientes y observar sus cambios.

Si hasta el día de hoy has pensado que el método de gratinar se podría aplicar a pescados y pastas, te invitamos a cambiar de opinión. Si estabas convencido de que solo se trataba de cocinar en el horno, entonces te daremos la oportunidad de cambiar de opinión y probar nuevas formas interesantes de asombrar y sorprender a tus invitados en la mesa.

Recomendado:  Los espárragos salteados perfectos

Ventajas y desventajas

Sin duda, gratinar aporta importantes mejoras a los platos. La apariencia es mucho más apetecible y el sabor conquista a cualquiera.

Desafortunadamente, sin embargo, la técnica no se puede utilizar con frecuencia, ya que es un enemigo acérrimo de la cintura.

De hecho, el uso de quesos y otras grasas animales implica una cantidad considerable de calorías que podría poner en peligro la dieta.

Cómo cocinar gratinado en el horno

Gratinar en el horno

El gratinado clásico incluye el uso del horno. La técnica es muy versátil y se presta a dos modos de preparación.

Puede decidir si cocinar el plato primero donde desee y luego proceder activando la reacción de Maillard agregando mantequilla, queso rallado o pan rallado, o cocinar y asar a la parrilla en una sola solución.

Pero ojo, porque en este caso es necesario que los líquidos (agua, bechamel, salsa o aceite) sean abundantes para evitar que el plato se seque excesivamente y se queme en el fondo.

Veamos ahora cómo proceder con la cocción en una sola solución.

Para obtener una cocción óptima, la capa de ingredientes no debe ser demasiado fina o, por el contrario, excesivamente alta. El fondo y los lados de la sartén deben estar debidamente engrasados ​​y los alimentos colocados uno encima del otro alternando los condimentos (leche, nata, aceite o mantequilla).

Para evitar que la parte superior se queme, cubra la preparación con aluminio o papel pergamino, pero no selle para permitir que escape el vapor.

Pruebe el palillo, asegurándose de que se hunda sin dificultad y luego retire la cubierta.

Espolvorear la superficie con pan rallado, queso rallado o bechamel y subir la temperatura del horno al máximo, si es posible en modo grill. Deje que se dore de 5 a 25 minutos, según los ingredientes.

Recomendado:  Cocción al vapor: beneficios, cómo hacerlo y consejos

Gratinar en una sartén

Gratinar en una sartén

¿Alguna vez ha intentado dorar en una sartén? ¡Nada más simple y rápido!

Naturalmente, los ingredientes, desde verduras hasta pasta, primero deben cocinarse y luego transferirse a una sartén antiadherente o sartén de hierro, agregando pan rallado o trozos de queso al fondo o ambas superficies del plato.

Cocine por unos minutos, el tiempo suficiente para derretir la masa fibrosa y hacerla crujiente.

Gratinado al microondas

Si tienes poco tiempo, o si tu horno no tiene la opción, puedes obtener un excelente gratinado usando la función grill microondas.

También en este caso conviene darle una primera cocción a los platos y solo después espolvorear la superficie con pan rallado y unas nueces de mantequilla.

En tan solo 10 minutos conseguirás un plato para hacer que hasta los más escépticos se laman el bigote.

¿Qué alimentos se pueden gratinar?

¡El gratinado no tiene límites! Puedes hacer esa deliciosa corteza crujiente en todo, pero con algunos trucos para evitar errores colosales.

Pescados, mejillones, vieiras y ostras solo necesitan un picadillo aromático enriquecido con pan rallado para espolvorear en la superficie untado con aceite de oliva virgen extra.

Como ya son proteínas, no necesitan queso, mantequilla, huevo u otras grasas de origen animal.

Pastel de verduras gratinado

Las verduras y verduras se pueden gratinar con solo añadir queso o una yema de huevo. Después de asarlos, quedan crujientes por fuera con un corazón blando por dentro.

En el caso de la pasta, el arroz o las empanadas saladas, deja volar tu imaginación. Deléitese con rizos de mantequilla, bechamel, pero también crema líquida para cocinar. Puede parecer una combinación inusual, pero te aseguramos que en boca es verdaderamente irresistible.

Recomendado:  Cómo almacenar pan casero (o comprado)

A tu criterio, puedes sustituir el pan rallado por avellanas picadas, perfectas para algunos platos de carne o pescado.

Trucos y consejos útiles

Para gratinar no hace falta ser un gran chef, pero también es cierto que el error siempre está a la vuelta de la esquina. A temperatura demasiado alta se corre el riesgo de cocinar la comida solo externamente y quemar la corteza, mientras que en el interior los ingredientes permanecerán crudos.

Por el contrario, podría suceder que el La reacción de Maillard ocurre demasiado tarde, secando irremediablemente el plato.

Por lo tanto, le sugerimos que cocine sus platos primero y agregue la mezcla para gratinar solo en la fase final.

Alternativamente, como se sugirió anteriormente, cubra el plato con una hoja de papel de aluminio o papel de hornear para quitarlo solo después de que se complete la cocción.

De esta forma mantendrás una buena humedad, evitando que el interior se seque demasiado rápido.

Scroll al inicio