Cómo caramelizar frutas frescas y secas

La caramelización es una técnica particular muy utilizada en cocina y repostería. Específicamente, el caramelo es el resultado de cocinar azucar hasta su consiguiente fusión, que se produce por encima de los 155 ° C.

El caramelo producido se puede utilizar para dar sabor a sus recetas, tanto dulces como saladas. Su sabor, de hecho, va perfecto con muchos alimentos. Los ejemplos son cebollas caramelizadas, manzanas caramelizadas, así como peras, naranjas, almendras, etc.

Sin embargo, para no cometer errores en la fase de preparación y así evitar que el azúcar quede inservible o amargo, es importante conocer bien esta técnica.

En los siguientes párrafos te daremos algunos consejos, así como útiles consejos, para hacer uno caramelización perfecta: qué herramientas utilizar, los diferentes métodos de cocción, en sartén, al horno o con soplete más algunas recetas para preparar.

Que significa caramelizar

Caramelizar significa derretir el azúcar con calor hasta obtener un almíbar espeso y marrón. Al transformar el azúcar en caramelo, se hará una fusión de un estado sólido, los granos de azúcar, a un estado líquido, el caramelo.

Sin embargo, este término puede tener diferentes significados, en particular puede indicar:

  • La operación que consiste en recubrir un molde con caramelo antes de verter cualquier preparación líquida, nata, budín o flan para ser cocido en el horno;
  • La cocción en el horno de cualquier preparación previamente espolvoreada con azúcar (por ejemplo, crema catalana);
  • Cocinar verduras o pequeños trozos de fruta en una sartén junto con azúcar, especias o licor;
  • El proceso que implica el recubrimiento de fruta fresca con azúcar derretido.

Al caramelizar puedes preparar numerosas recetas, deliciosos snacks, como almendras caramelizadas o snacks a base de frutas, como naranjas caramelizadas. En repostería, el caramelo también se utiliza mucho para decorar pasteles, como aderezo de recetas tradicionales o para la preparación de pequeños pasteles.

Cómo elegir la fruta para caramelizar

Caramelizar los frutos secos

Al contrario de lo que se podría pensar, caramelizar la fruta es muy sencillo: es un procedimiento rápido que todos pueden realizar fácilmente, ya que no requiere habilidades culinarias especiales ni herramientas especiales.

Sin embargo, antes de comenzar es necesario saber qué fruta elegir para lograr una perfecta caramelización, con un color dorado y un sabor dulce y delicado. Ya sea que quieras preparar higos caramelizados o manzanas caramelizadas, no importa, sea cual sea la fruta que decidas caramelizar es importante seguir algunas pequeñas precauciones.

Prefiera la fruta fresca de temporada y evite absolutamente la fruta en almíbar que, además de ser rico en azúcares, no es particularmente adecuado para este procedimiento.

Sigue escrupulosamente el proceso de caramelización y pon en marcha tu creatividad, prueba nuevas combinaciones de sabores y juega con los diferentes sabores de la fruta.

Impresiona a tus invitados preparando, por ejemplo, deliciosas brochetas de fruta fresca caramelizada o, alternativamente, para un postre más refinado, prueba a acompañar peras caramelizadas a una natilla tradicional.

Técnicas y herramientas necesarias

Para caramelizar la fruta, sea la que sea, es necesario lavarla bien y cortarla en pequeños trozos, dados o rodajas. Si es necesario, elimine las semillas o los huesos internos. Además, muchas frutas se pueden caramelizar por completo, sin quitarles la piel (manzanas, peras, ciruelas y uvas).

Las herramientas a utilizar varían según el método de caramelizado. Más en detalle:

  • Para caramelizar la fruta en una sartén es importante elegir una antiadherente con bordes altos para facilitar el proceso de caramelización y evitar que la fruta se pegue al fondo;
  • Sin embargo, para caramelizar en el horno, equípese con una sartén bastante grande forrada con papel pergamino;
  • Para caramelizar con el soplete necesitarás esta herramienta profesional que puedes adquirir en cualquier tienda especializada en artículos de cocina, o online.

Para preparar el caramelo, es posible que necesites un termómetro de cocción, para que tengas un mayor control de la temperatura que, recuerda, nunca debe superar los 175 ° C.

Cómo caramelizar frutas en una sartén

Cebollas caramelizadas en una sartén

Como te adelantamos en el párrafo anterior, si quieres caramelizar fruta en una sartén necesitas usar una antiadherente con bordes altos, o alternativamente una de hierro.

Derretir una nuez de mantequilla en la sartén y agregar la fruta, previamente cortada en cubos o rodajas. Luego mezcle con una cuchara de madera y agregue el azúcar moreno.

Luego suba el fuego y continúe removiendo hasta que comience el proceso de caramelización: entonces la fruta comenzará a asumir el color característico caramelo dorado.

Después de 5 a 10 minutos, apague el fuego y déjelo enfriar antes de servir. Para evitar que se queme el caramelo es fundamental mezclar la mezcla y vigilar la temperatura y la llama.

Si, por el contrario, quieres darle un sprint extra a la caramelización, añade un poco de especia o licor de azúcar.

Cómo caramelizar frutas horneadas

En primer lugar, para caramelizar la fruta en el horno es necesario cortar la fruta y, para evitar que se ennegrezca, mojarla con zumo de limón.

Así que prepara unos pequeños paquetes de papel de pergamino e inserta los trozos de fruta en su interior. Colocar los paquetes en una sartén y hornear durante unos 10 minutos a 180 grados (el horno debe estar precalentado).

Mientras tanto, en el fuego, preparar el caramelo: poner en una sartén el azúcar moreno y el agua, cocinar a fuego lento unos minutos y, una vez obtenido el caramelo, verterlo en los paquetes de frutas.

Vuelva a cerrar los paquetes y déjelos reposar en el horno apagado durante otros 5 minutos.

Cómo caramelizar frutas con un soplete

Antorcha caramelizante

La antorcha es una herramienta muy útil sobre todo para la preparación de dulces y postres; se utiliza para caramelizar el azúcar en la superficie de cremas como el flan o el flan, pero también se puede utilizar para caramelizar fruta fresca.

Para caramelizar la fruta con un soplete, solo hay que lavar y cortar la fruta, colocarla en un plato resistente al calor, espolvorear la superficie con azúcar glas y opere la antorcha desde arriba. La llama producida derretirá el azúcar que se convertirá en caramelo.

Cómo caramelizar frutos secos

Además de la fruta fresca de temporada, los frutos secos también se pueden caramelizar. Las nueces, las almendras o las avellanas caramelizadas son un delicioso tentempié para disfrutar en cualquier momento del día, apreciado por todos, desde los más grandes hasta los más pequeños.

Si quieres caramelizar frutos secos, el primer paso es tostarlos lo que se puede hacer tanto en el horno como en una sartén, a fuego medio.

Una vez tostado el fruto seco colocarlo en un cazo, añadir el azúcar (en cantidades iguales con respecto al fruto seco) y una pequeña cantidad de agua. Siempre a fuego medio, revuelva y mezcle bien la mezcla.

Tan pronto como el azúcar comience a dorarse, apague el fuego y deje enfriar los frutos secos sobre una hoja de papel pergamino. Prueba añadiendo un poco de canela y sal mientras caramelizas el azúcar para darle a tus pralinés de frutos secos un sabor más particular y decisivo.

Los frutos secos caramelizados se pueden conservar durante algunas semanas si se mantienen frescos, cerrados en un frasco y alejados de las fuentes de calor.

También te puede gustar