Cómo almacenar apio: los mejores métodos

Imprescindible en salteados, infaltable en caldos, protagonista de ensaladas y dips marineros.

El apio es una verdura fresca y sabrosa que al cocinar logra realzar muchos platos con sencillez; considerado el rey de la huerta, en la naturaleza está disponible en primavera y otoño.

Desafortunadamente, sin embargo, es una verdura delicada, que tiende a oscurecerse y perder turgencia muy rápidamente.

Averigüemos entonces algunos trucos y consejos para tenerlo a tu alcance todo el año. Aprendamos a conservar el apio en la nevera, en el congelador, pero también en aceite.

Cómo guardar el apio en la nevera

Para conservar el apio y poder aprovecharlo realmente en cualquier época del año, es necesario comenzar con una excelente limpieza de esta hortaliza. No recomendamos guardar el apio en la nevera sin limpiarlo.

Entonces, ¿cómo se guarda el apio en la nevera? El primer paso es quitar las hojas superiores. Hazlo a mano o con un cuchillo de cerámica para evitar la oxidación.

Cortar también la parte de abajo, para liberar todos los tallos.

Lava bien cada tallo con agua corriente y si hay mucha suciedad, ayúdate con un paño limpio o un cepillo de dientes.

Los tallos tienden (especialmente hacia la parte inferior) a retener la suciedad pero no te preocupes, porque con este método se irá fácilmente.

Coloca el apio en una tabla de cortar y corta cada tallo en secciones más pequeñas, obteniendo palitos de unos 6 cm.

Sécalas bien con un paño limpio o papel de cocina. Envuelva todo en una hoja de papel de aluminio y luego colóquelo en el refrigerador, en el cajón especial para verduras.

Recomendado:  Cocinar al baño maría: qué es, cómo funciona, para qué sirve

Alternativamente, una vez eliminado el exceso de agua, puedes envolver el apio en un papel de cocina ligeramente humedecido, para que la verdura se conserve en un ambiente húmedo.

De esta manera el apio se mantendrá crujiente y fresco. durante unos 10 días.

¡Pero ten cuidado! En la cocina no se tira nada, ya sabes, y hasta la base de tu apio se puede reciclar. No lo tire, sino póngalo en un recipiente pequeño con agua a temperatura ambiente, en un lugar luminoso.

Sumerge en él la base cortada y en 6-7 días verás brotar hojas de color amarillo pálido.

Cuando las hojas estén más oscuras y miden aproximadamente 1 cm de altura, puedes plantar tu brote en el suelo y obtendrás un nuevo sedante para comer.

Cómo almacenar apio en agua

mantener el apio en agua

Hay una manera particular de extender la vida de su apio. Averigüemos cómo se puede conservar el apio en agua.

En primer lugar, consigue una sopera de cristal bastante grande o un recipiente de plástico con tapa.

Lave su apio con cuidado, quitando las hojas y la base.

Es difícil conservar las hojas de apio durante mucho tiempo, por lo que el consejo es eliminarlas durante la limpieza, o en todo caso consumirlas inmediatamente cuando el apio está fresco y recién comprado.

Luego con abundante agua enjuaga todo bien. Separa los tallos unos de otros y si son demasiado largos, córtalos por la mitad o en 3 pedazos.

Ahora depositarlos en el recipiente elegido y agregar agua fresca (debe cubrir completamente los tallos).

Luego cerrar con la tapa, o en su defecto tapar con film transparente. Lo importante es que tus verduras no queden en contacto con el aire.

Recomendado:  Cómo conservar los postres caseros

Guárdalo en la nevera, en la parte dedicada a las verduras: se mantendrá fresco y crujiente hasta 4 semanas. Para retirar una pieza, utilice siempre cubiertos limpios (sus manos podrían ensuciar el agua).

Una vez que haya tomado todo lo que necesita, cubra nuevamente los palitos de apio y colóquelos en el refrigerador. Para realizar un seguimiento de los días que pasan, adjunte una etiqueta al contenedor con la fecha de inicio del almacenamiento.

Te recomendamos que cambies el agua de tu apio cada 4-5 días para mantenerlo en óptimas condiciones. Los tallos de esta verdura tienden a absorber agua, por lo que es bueno cambiarlo a menudo.

Obviamente cuando te quede poco apio puedes pasarlo a un vaso o a un recipiente más pequeño, cuidando de seguir siempre las mismas instrucciones. Agua dulce, cambiada a menudo, y recipiente tapado.

Cómo congelar apio

congelar apio

Es bueno saber que el apio se puede congelar y también es el método de conservación más duradero. Puedes guardarlo en el congelador. de 3 a 4 meses.

También en este caso tendrás que limpiar el apio de las hojas y su base, y luego lavarlo bien. Después de limpiarlo, séquelo con mucho cuidado.

Luego corte cada tallo en secciones más pequeñas y transfiera todo a recipientes herméticos bien limpios o bolsas aptas para congelar.

Por supuesto, puedes cortar el apio en rodajas o cubos y usarlo para salteados, sopas o caldos.

Pero lo que a menudo se ignora es que el apio congelado se puede almacenar hasta por un año, a través de un procedimiento muy simple.

Blanqueando alargarás mucho la vida de tu verdura.

Toma una olla y llénala con agua llevándola a ebullición, echa tu apio ya lavado y cortado y cocina por 3 minutos, luego escúrrelo y colócalo en un recipiente que previamente hayas llenado con agua helada.

Recomendado:  Cómo conservar las almejas cocidas y crudas

Cuando el apio se haya enfriado, séquelo con un paño limpio y colóquelo en bolsas para congelar. Añade la fecha de congelación y podrás conservarlo durante todo un año.

apio en aceite

El apio también se puede conservar fácilmente en aceite, por lo que se puede utilizar en los meses más fríos para dar sabor a caldos, salsas y mucho más.

Lave los tallos de un apio, quitando las hojas y los filamentos. Corta cada tallo en trozos de unos 5 cm cada uno.

Llena una olla con agua, calculando medio litro por cada kg de apio. Añade al agua medio litro de vinagre blanco, medio litro de vino blanco seco y 10 g de sal.

Si te gusta, también te recomendamos añadir 2 o 3 dientes de ajo y un par de hojas de laurel.

Cuando todo hierva, blanquear el apio por 3 minutos y luego dejar enfriar el contenido en la olla, tapando con la tapa, hasta por 24 horas a temperatura ambiente.

Al día siguiente, pasar el apio a un paño y secarlo perfectamente; por último poner todas las piezas en un bote de cristal, añadiendo la hoja de laurel que había en la olla.

Cubrir con aceite de oliva virgen extra hasta el borde del tarro, cerrar con la tapa y pasarlo a una cacerola.

Vierta un poco de agua en la olla para cubrir abundantemente el frasco, encienda el fuego a fuego medio y hierva durante 30 minutos. Luego apaga el fuego y deja que el frasco se enfríe.

Cuando ya no esté caliente, coloca el frasco en un lugar oscuro durante 20 días antes de consumir tu apio. Etiquete el frasco para que pueda marcar la fecha en que hizo sus conservas de apio en aceite.

Scroll al inicio