Cómo conservar las castañas crudas y cocidas

El otoño es sin duda la temporada de las castañas. Los frutos, provenientes del árbol homónimo, se pueden recolectar de las plantas espontáneas presentes en el bosque y luego prepararse de muchas formas.

Cuando la cosecha es particularmente rica, se hace necesario saber cómo almacenar las castañas, ya que no todas se pueden consumir de inmediato.

En esta situación, es importante conocer todas las mejores técnicas de conservación de las castañas para mantenerlas siempre como recién recolectadas. Descubrámoslo juntos.

Conservación de castañas con mimo en agua

Esta técnica tiene orígenes muy antiguos y se utiliza para conservar la fruta por más tiempo.

Para aprovechar el tratamiento del agua se necesita un recipiente grande, sacos de yute y agua con bajo contenido en cloro (mejor aún si está totalmente desprovista de este elemento).

Lo primero que debes hacer es limpiar el exterior de la fruta, quitando toda la piel exterior y los residuos.

En este punto, poner las castañas en un recipiente y dejarlas remojar en el agua sin cloro. Los frutos deben permanecer en el recipiente durante 4 días, siempre sumergidos en la misma agua.

Una vez pasados ​​estos días hay que asegurarse de que las castañas se sequen, dejándolas reposar al menos un par de días o en todo caso hasta que estén perfectamente secas.

Para esta operación será necesario trasladar los frutos a un lugar sombreado, mientras que debes evitar absolutamente la exposición al sol. El calor y los rayos del sol, de hecho, arruinarían irremediablemente las castañas.

Colócalos para que no se superpongan entre sí, para que tengan suficiente aire para secarlos y evitar que se pudran o formen moho.

Una vez que las castañas se hayan secado definitivamente, coge los sacos de yute y coloca las castañas en su interior. Tenga cuidado de no llenar la bolsa por completo, para que las frutas siempre tengan algún «espacio vital» en el que pasar el aire.

Ahora puedes guardar las castañas en el frigorífico o en un lugar fresco y seco, como un sótano.

Método de la novena

Método de novena para conservar castañas

Al igual que la cura con agua, la novena también es un método que consiste en remojar castañas. Sin embargo, es un procedimiento más preciso que dura 9 días (de ahí el nombre «novena»).

Con la novena tendrás que poner las castañas en agua fría y dejarlas en remojo durante 9 días. Esta vez, sin embargo, tendrá que cambiar la mitad del agua utilizada en los primeros 4 días y la cantidad total durante los próximos 5 días.

Las castañas que vayan a salir a la superficie habrá que sacarlas y tirarlas, mientras que las que queden en el fondo se podrán guardar. Estos, por tanto, tendrás que secarlos y colocarlos en sacos de yute.

Puedes conservar las castañas durante más de 3 meses utilizando la técnica de la novena, siempre y cuando sigas el método con atención.

Cómo guardar las castañas en el frigorífico.

Las castañas frescas aún crudas se pueden conservar en el frigorífico. Este método te permitirá mantener la frescura de las frutas y conservarlas hasta por un par de meses.

Aún tendrás que iniciar el proceso con el método de la novena o con el método de curado al agua, de lo contrario no podrás conservar las castañas y su frescura.

Si los va a guardar en el frigorífico, deberá colocarlos en una bolsa de comida y fijar una temperatura entre 2 y 4 ° C.

Cómo congelar castañas

Uno de los métodos en los que no piensa inmediatamente cuando busca cómo almacenar las castañas es definitivamente congelar. En el congelador, sin embargo, puede conservar las castañas frescas hasta por un año.

Para ello, solo tienes que quitar el polvo, lavar y secar las castañas. Proceda haciendo una pequeña incisión con un cuchillo o la herramienta adecuada y coloque las frutas en las bolsas para congelar la comida.

Con esta técnica podrás conservar tanto las castañas frescas como las cocidas. Con el congelador las frutas se mantendrán uniformes hasta un año.

El congelador, por tanto, es sin duda la herramienta adecuada si te sobra una buena cantidad de castañas y quieres consumirlas con el tiempo.

Cómo almacenar castañas hervidas

Castañas hervidas en un tazón

Las castañas cocidas son muy sencillas de hacer y perfectas para el otoño. Para disfrutar del agradable sabor de estas frutas incluso en otras épocas del año, puedes conservarlas en el tiempo mediante unos pequeños trucos.

Primero, lava las castañas y haz una pequeña incisión con un cuchillo o con la herramienta especial para cortar las castañas. Ahora coloca las frutas en un recipiente y cúbrelas con agua fría, dejándolas reposar al menos 30 minutos.

Pasado este tiempo, coloca las castañas en un cazo con el agua, agrega la sal y déjalas cocer entre 30 y 40 minutos. Los tiempos cambian en función del resultado que se quiera conseguir y del tamaño de las castañas.

Una vez cocidas, escurrimos las castañas y las colocamos en un paño limpio. Luego debes pelarlos cuando aún estén calientes, de lo contrario será mucho más difícil quitarles la cáscara.

Al agregar aceite al agua de cocción, puede usar un pequeño truco para facilitar aún más la operación de pelado.

Ahora puedes disfrutar de las castañas o decidir conservarlas para consumirlas una vez pasado el otoño.

Puedes conservar las castañas cocidas un par de días en un recipiente hermético o en el congelador como te hemos explicado anteriormente.

Cómo almacenar castañas en la arena.

Las castañas recién cosechadas, crudas y aún bellamente frescas se pueden almacenar de varias maneras. Puedes aprovechar la técnica de la arena, por ejemplo.

Para ello, coge las frutas y colócalas en un bol grande, creando capas en las que alternarás castañas y arena limpia (o alternativamente también aserrín).

Ultimate cubriendo completamente la superficie y moviendo el recipiente a un lugar fresco, seco y a temperatura ambiente.

De esta forma puedes conservar tus castañas hasta por un par de meses si usas aserrín, mientras que la vida útil se extiende hasta 6 meses si optas por usar arena limpia.

Cómo envasar castañas al vacío

Castañas envasadas al vacío

Las castañas al vapor y peladas se pueden disfrutar solas, se utilizan para preparar dulces o cremas o se envasan al vacío.

Cocine al vapor las castañas para que no se alteren su sabor y valor nutricional, envuelva las frutas cocidas en un paño y pélelas cuando aún estén calientes.

En este punto, ponga las castañas en las bolsas especiales para usar con la aspiradora de alimentos.

Puede conservar las castañas durante mucho tiempo con este método, incluso hasta un año.

Alternativamente, utilizar frascos de vidrio (previamente esterilizados) para almacenar las castañas, ponerlas en una olla con agua y hervirlas, para crear el vacío en el frasco (como se explica en el artículo 3 formas de sellar al vacío en casa).

Coloca las bolsas en el congelador para un almacenamiento óptimo, mientras que los frascos deben colocarse en un rincón de la casa que esté suficientemente protegido de la luz y a temperatura ambiente.

Almacenamiento de castañas: secado

Castañas secas

El secado es otro método muy utilizado para almacenar castañas. Incluso esta técnica, como la del tratamiento del agua, tiene orígenes muy antiguos.

El secado implica la deshidratación de la pulpa de los frutos que, privados de la parte acuosa, durarán más, incluso hasta un año.

La deshidratación es una excelente técnica que permite mantener intactas las propiedades y valores nutricionales de la fruta, pero para ponerla en práctica se necesita algo de tiempo y mucho esfuerzo.

Primero, coloque las castañas en parrillas, sin superponerlas, para que no toquen el suelo. Exponerlos al sol y dejarlos secar.

Retirar y resguardar las castañas por la tarde cuando llega la humedad. Al día siguiente mezclarlos, darles la vuelta y reordenarlos al sol. Puede tardar hasta dos meses en secarse por completo.

Si por el contrario quieres reducir drásticamente el tiempo, en el mercado existen secadores de alimentos eléctricos que son muy fáciles de usar. Lea este artículo para descubrir los mejores secadores del momento.

Por tanto, es una técnica de conservación adecuada para ti si deseas adoptar un método que te permita mantener intactas las propiedades organolépticas de la fruta a lo largo del tiempo.

En este punto, cuando las castañas estén completamente deshidratadas, colócalas dentro de recipientes herméticos y colócalas en un rincón de la casa alejado de la luz directa, posiblemente a temperatura ambiente.

Alternativamente, también puede envasarlos al vacío utilizando las bolsas especiales.

Castañas en alcohol

Conservación de castañas en alcohol

Las castañas en alcohol, además de poder guardarse durante varias semanas, se transforman en un excelente postre al final de una comida para llevar a la mesa y compartir con los amigos.

Primero, prepara el almíbar a base de agua y azúcar. Ponga la mezcla en una cacerola y déjela hervir, agregue la cáscara de los cítricos y las especias, y continúe cocinando durante unos 30 minutos.

Una vez pasada esta media hora, agrega el alcohol y el ron.

Preparar las castañas cocidas, escurrirlas y pelarlas. También puedes cocinarlos en una sartén, pero antes de colocarlos en el frasco en alcohol tendrás que quitarles la cáscara.

En este punto, abre el tarro, tapa las castañas con la mezcla alcohólica, ciérralo con cuidado y déjalo reposar un par de semanas.

Mermelada de castañas

Mermelada de castañas en un tazón pequeño

La mermelada de castañas, o crema de castañas, es un producto delicioso que puedes utilizar para preparar postres y sobre todo explotar para mantener las castañas recolectadas en el tiempo.

Claro, estarán en otra forma, pero eso no significa que no sean tan buenos.

Hacer crema de castañas es muy sencillo y puedes hacerlo hirviendo un par de kilos de castañas sin pelar.

A continuación, triturar la pulpa con el machacador de patatas y mientras tanto hervir 500 ml de agua con la misma cantidad en gramos de azúcar.

Agregue las castañas trituradas a la mezcla de agua y azúcar y cocine durante aproximadamente una hora, manteniendo el fuego bajo y revolviendo con frecuencia.

Una vez que las conservas estén listas, vierta la crema en los frascos para sellarlos al vacío hirviendo los frascos cerrados en una olla llena de agua.

Ir arriba