Las gambas, junto con los langostinos, camarones y camarones, son una especie de crustáceo ampliamente utilizado en la cocina de todo el mundo. Por ejemplo, se pueden utilizar para preparaciones como sushi, aperitivos a base de pescado, primeros platos, risottos o sopas.

En particular, las gambas se caracterizan por una consistencia particular que en boca es delicada, pero a la vez preciosa y sabrosa.

Dependiendo del color de la carne, se clasifican en diferentes variedades, del blanco al rojo claro, del rojo intenso al gris.

Comprándolos frescos, antes de cocinarlos, es necesario realizar algunos operaciones preliminares: en los siguientes párrafos explicaremos cómo limpiar las gambas, cómo reconocer las frescas, cómo cocinarlas y cómo almacenarlas.

Una pequeña guía también aplicable a camarones y langostinos.

Cómo reconocer gambas, langostinos y camarones frescos

Antes de ver cómo limpiar camarones, intentemos entender cómo reconocer los frescos. No es simplemente una cuestión de sabor, sino también de la calidad de las materias primas porque si no son frescas pueden representar un riesgo para la salud.

Si tienes la oportunidad, contacta con tu pescadero de confianza quien seguramente te podrá asesorar de la mejor forma posible.

Alternativamente, si vas al supermercado, en el momento de la compra es necesario hacer extrema atención a diferentes elementos como el color del camarón, los ojos, el caparazón, la cabeza y el olor.

También revisa la etiqueta donde siempre se debe resaltar la variedad del camarón, el origen y el método de producción.

Langostinos en el mostrador refrigerado de una pescadería

Los colores dependen del tipo de camarón, que generalmente varía de verde a marrón. Evita las que tengan manchas amarillas o negras entre la cola y las patas o las de color rosa.

Los ojos deben ser brillantes y grandes, si no están o son más pequeños de lo habitual u opacos, significa que el crustáceo en cuestión no es fresco.

La cabeza siempre debe ir pegada al cuerpo y debe tener todas las antenas.

Su armadura, por otro lado, debe tener un aspecto brillante y firme, compacto y húmedo, difícil de romper y el cuerpo en absoluto debe ser viscoso al tacto.

Atención también a la olor que debe ser la del mar, así que evita las de mal olor, que saben a amoniaco o huevo podrido.

Cómo limpiar gambas, langostinos y camarones

Comprados frescos, es hora de prepararlos y cocinarlos. Veamos juntos cómo limpiar los camarones paso a paso.

Primero enjuáguelos con agua corriente, luego colóquese sobre una tabla de cortar y quitar la cabeza, el caparazón y las patas ayudándote con tus manos. Dependiendo de la receta que pretendas preparar, puedes decidir si eliminar o dejar también la parte final del rabo.

Extracción del tracto intestinal de un camarón crudo.

Limpiado externamente, se puede pasar a la eliminación del intestino interno: cortar el dorso del camarón con un cuchillo y tire suavemente del filete negro. También puede usar un palillo de dientes o unas pinzas para hacer esto.

Los camarones se pueden limpiar incluso cuando está cocido: simplemente blanquearlos en agua hirviendo durante unos minutos, dejarlos enfriar y proceder con la limpieza descrita anteriormente.

Cómo cocinar gambas, langostinos y camarones

Hemos visto cómo limpiar los camarones, ahora vamos a intentar darte algunas ideas sabrosas para cocinarlos.

Como ya hemos anticipado, las gambas, así como las gambas, las gambas y las gambas, se pueden utilizar para diversas preparaciones culinarias que van desde los aperitivos hasta los platos principales, desde los primeros platos hasta las sopas de pescado.

El secreto para llevar a la mesa unos langostinos suaves y sabrosos es cocínalos un poco: disminuyendo los tiempos de cocción será posible conservar la consistencia y el sabor típicos de estos crustáceos.

Sea cual sea la receta que decidas hacer, es importante fijar un fuego que no sea ni demasiado alto ni demasiado bajo y, sobre todo, es importante no cocinar por más de 5 minutos.

Si tienes un producto excelente disponible, déjalo lo más natural posible y simplemente dóralo en una sartén con un chorrito de aceite durante dos minutos. Sírvelos con una ensalada mixta o acompáñalos con cuscús, quinua o arroz basmati.

Camarones marinados

Para darle un extra de sprint con un toque oriental, si lo desea, puede agregar salsa de soja, ya sea cruda o salteada junto con las gambas. La salsa de soja también se puede utilizar como adobo junto con aceite, sal y ajo.

Las gambas salteadas y cocidas en una sartén también se pueden utilizar como condimento para deliciosos primeros platos y risottos a base de pescado y marisco.

Otra deliciosa receta, por un segundo a base de langostinos, son las brochetas a la parrilla. Pega las gambas con un palillo de madera y cocínalas unos minutos directamente sobre la parrilla. Para hacerlos más sabrosos, antes de cocinarlos pasarlos por la clara de huevo y luego por el pan rallado.

Los camarones también son excelentes frito: haz un empanizado clásico con huevo, pan rallado, sal y especias a tu gusto y fríelo directamente en aceite hirviendo.

Cómo almacenar gambas, langostinos y camarones

Camarones congelados en el refrigerador.

En el caso de camarones muy frescos es bueno recordar que se pueden congelar tanto crudos como cocidos.

Después de haberlos limpiado siguiendo el método descrito en el párrafo de cómo limpiar los camarones, mételos en las bolsas del congelador y colócalos directamente en el congelador.

En el caso de los camarones cocidos, primero déjelos enfriar por completo, luego colóquelos en una bandeja y congélelos en el congelador. Cuando estén firmes, póngalos en las bolsas del congelador y guárdelos en el congelador.

De cualquier manera, cuando sea el momento de usarlos descongelarlos en el frigorífico con mucha antelación.

Además, las gambas frescas crudas se pueden conservar en el frigorífico durante 1 día; cuando se cocina, en cambio, durante un máximo de 2 días.

Sobre el autor

Scroll al inicio