Las flores de calabacín son un ingrediente insustituible en muchas recetas. ¿Su carta de triunfo? El delicado sabor que se presta a muchas preparaciones coloridas y deliciosas.

Estas maravillosas flores comestibles, además de deliciosas, son un concentrado de bienestar porque, al contener un 90% de agua, son de bajo calor y tienen una acción diurética y drenante. Además, aportan diversas vitaminas y sales minerales que son importantes para nuestro organismo.

Independientemente de la receta que quieras preparar, antes de poner las flores de calabacín en tu plato y disfrutarlas en todas sus bondades, Deben limpiarse y lavarse muy suavemente.. A continuación se explica cómo limpiar correctamente las flores de calabaza.

Cómo elegir las mejores flores de calabacín

Para elegir calabacín o flores de calabacín, así como respetar la temporada (la mejor época para comprarlas es desde finales de abril hasta finales de septiembre), debes presta atención al color, que debe ser brillante y uniforme, y a los pétalos, que debe ser fuerte y no demasiado suave.

Además, es importante tener en cuenta el uso que se le quiera dar en la cocina, prefiriendo los que se encuentran en la parte superior del calabacín, de un color amarillo-naranja característico pero menos fragante, para primeros platos y guarniciones, y el Flores de calabacín reales, con hojas más resistentes, para preparaciones que incluyen el relleno de la flor.

Otra diferencia se refiere a la escribe, ya que hay flores tanto masculinas como femeninas: las primeras son más pequeñas y crecen sobre delgados pedúnculos mientras que las segundas son aquellas a partir de las cuales se desarrolla el fruto y por tanto se adhieren a la hortaliza.

Recomendado:  Olla a presión: cómo funciona y cómo usarla

En la frutería o en el supermercado encontrarás en su mayoría flores masculinas, más comercializadas porque son ideales para freír.

Cómo limpiar las flores de calabacín según la preparación

Limpiar las flores de calabacín

Limpiar las flores de calabacín es una operación muy sencilla, pero lleva tiempo porque cada flor debe limpiarse y lavarse con cuidado, cuidando de no dañarla.

¿Cómo limpiar las flores de calabacín? La regla básica es privarlos del pistilo porque desprende un fuerte sabor amargo que podría arruinar tus platos.

Cabe señalar que el procedimiento varía en función de cómo desee cocinarlos.

Si los vas a freír Primero retira las hojas exteriores, generalmente cubiertas con una ligera pelusa, luego con un cuchillo pequeño acorta el pedúnculo (tallo), dejando una parte que necesitarás agarrarlas cuando vayas a freírlas.

A continuación, abra suavemente la flor y retire el pistilo interno, amarillo y carnoso, o corte la base del vaso, para eliminar también el pistilo.

Proceda así para cada flor, luego continúe con el lavado. Las flores de calabacín se lavan enjuagándolas una a una con agua corriente o sumergiéndolas en un bol con agua fría, pero sin dejarlas en remojo, o frotándolas suavemente con un paño húmedo.

Antes de continuar con la receta, escúrrelos agitándolos ligeramente, luego colócalos sobre un paño limpio y dales golpecitos suaves para eliminar el exceso de agua.

Si decides limpiar las flores de calabacín para rellenarlas Empezar retirando el pistilo interno sin romper la flor, que debe permanecer intacta, es decir, cerrada en la base. Para hacer esto, simplemente abra los pétalos suavemente y separe el pistilo con las manos.

Luego retira también las hojas exteriores y el tallo, luego enjuaga las flores, cuidando de lavarlas bien por dentro, y ponlas a secar sobre una hoja de papel absorbente.

Recomendado:  Cómo esterilizar frascos de vidrio: todos los métodos

Et voilà, tus flores de calabacín están limpias y listas para ser rellenas con el relleno que elijas.

Y ahora, ¿qué hacer con él?

Flores de calabacín fritas

Dado que ya sabes cómo se limpian las flores de calabacín, es hora de ver cómo se usan en la cocina.

En la tradición gastronómica italiana son muchas las recetas que tienen como protagonistas a las flores de calabacín, un recurso inagotable de ideas para todo cocinero.

Rebozados, fritos, rellenos, con pasta o arroz, son excelentes como aperitivo, aperitivo, primer o segundo plato.

Una de las recetas más famosas es sin duda la de las flores de calabacín rebozadas, un aperitivo delicioso y crujiente, listo para satisfacer hasta los paladares más refinados.

Los que no quieran ceder ante los fritos pueden hornearlos en el horno, utilizando pan rallado en lugar de rebozado, para llevar a la mesa un plato decididamente más ligero.

Otro gran clásico es la tortilla de flores de calabacín, perfecta para los almuerzos familiares.

Gracias a su sabor dulce, nunca prepotente, y a su particular consistencia, estas flores se adaptan perfectamente al relleno.

Entre los rellenos más populares está el de mozzarella y anchoas, una combinación probada y acertada, pero puedes experimentar con diferentes ingredientes, desde ricotta hasta tomates cherry, pasando por salchicha y mortadela.

Flores De Calabaza Rellenas

Si no quieres hacer los habituales sciurilli con flores de calabacín, como los llaman en Nápoles, puedes utilizarlos para preparar deliciosos primeros platos, como el risotto con calabacines y flores de calabacín.

Si, por el contrario, eres un amante de las pastas, te las recomendamos con linguini, calabacines y mejillones, un conjunto de interesantes sabores.

Recomendado:  Sartén de hierro: pros / contras, limpieza y cuidado

Pero también simplemente añadidos a la ensalada, para darle ese toque extra de color y sabor, o salteados, son una guarnición muy sabrosa. ¡En cualquier caso serán un manjar!

Una última consideración: al ser muy perecederos, las flores de calabacín se van una vez limpias. consumido en el día: de hecho, una conservación inexacta es suficiente para socavar su frescura.

Si no los consume de inmediato, le recomendamos que congelarlos después de haberlos preparado para conservarlos durante más tiempo y servirlos incluso en invierno.

Scroll al inicio