Cómo limpiar los champiñones (y cómo cocinarlos)

El otoño trae muchos sabores nuevos a la mesa, uno de los cuales es el de las setas. Especialmente con un clima lluvioso, los bosques están llenos de ellos, pero si no eres experto en distinguir los hongos comestibles de los venenosos, es mejor optar por los champiñones que, al ser cultivado todo el año, están siempre fácilmente disponibles en el mercado, sin ninguna restricción de estacionalidad.

Versátiles, sabrosos y baratos, los champiñones enriquecen muchos platos y también son buenos solos, simplemente salteados y salteados con un diente de ajo o crudos en un delicado carpaccio.

Pero, ¿cómo se limpian los champiñones? El procedimiento es bastante sencillo, la única recomendación a tener siempre en cuenta es no dejarlas en remojo durante demasiado tiempo: las setas, de hecho, son como pequeñas esponjas, absorben mucha agua que se liberaría durante la cocción, comprometiendo el resultado final de la preparación.

Entonces, veamos cómo limpiar los champiñones en unos sencillos pasos y cómo usarlos para preparar deliciosos platos para llevar a la mesa durante todo el año.

Cómo limpiar los champiñones

Para limpiar los champiñones es necesario tener un cuchillo pequeño un hoja corta, afilada y cortante: esta precaución es fundamental porque, al tener una superficie muy delicada que se mancha fácilmente al contacto, las setas deben manipularse lo menos posible y limpiarse en el menor tiempo posible.

Entonces veamos cómo proceder:

  • Tome un hongo y corte la parte inferior del tallo, luego separe el tallo de la tapa, ejerciendo un suave movimiento giratorio;
  • Con el cuchillo pequeño, levante la piel que cubre el sombrero y retírelo;
  • Para liberar el tallo de cualquier resto de tierra, raspe el más evidente con un cuchillo pequeño y complete la limpieza con una hoja de papel de cocina o un paño suave ligeramente humedecido.
Champiñones limpios y cortados

Los hongos a veces pueden estar muy sucios con la tierra, especialmente si se cultivan en una región donde llueve a menudo.

Recomendado:  Cómo almacenar masa de pizza: todas las soluciones posibles

En este caso uno se pregunta cómo lavar champiñones champiñones para obtener un producto más higiénico: en principio no se recomienda hacerlo, para evitar que absorban demasiada agua, pero si es estrictamente necesario se puede proceder de 2 formas:

  • Lavar rápidamente las partes más sucias con agua corriente y secar las setas inmediatamente después con una hoja de papel de cocina;
  • A la espera de cocerlas, remojarlas unos minutos en agua acidulada con jugo de limón que, además de tener un efecto higienizante, evitará que las setas se ennegrezcan en la superficie.

En este sentido, te recordamos que a pesar de todas las precauciones empleadas en su tratamiento, puede suceder que algunas partes de las setas se manchen: el responsable de este inconveniente es oxidación biológica y la química provocada por el contacto de los alimentos con el aire, pero también la presencia de enzimas y bacterias contenidas en todas las plantas.

Si los champiñones se vuelven negros no significa que ya no sean comestibles, pero siempre es bueno comprar champiñones frescos y consumirlos lo antes posible.

Cómo almacenarlos, tanto crudos como cocidos.

Si no es posible preparar los champiñones recién comprados el mismo día, lo mejor es guardarlos en la nevera, bien cerrados en un recipiente de plástico que los proteja del contacto con el aire y la contaminación externa.

Los champiñones aún no cocidos se pueden incluso congelado, tanto enteros como cortados en rodajas, siempre que previamente se hayan limpiado y escaldado en agua hirviendo durante 2/3 minutos. Una vez enfriados, colócalos en diferentes raciones dentro de bolsas o recipientes de comida y colócalos en un cajón del congelador.

Recomendado:  Cómo cocinar la yuca para que no sea tóxica: métodos de cocción adecuados

En cambio, es mejor no esperar a consumirlos si notas ennegrecimientos y manchas en la superficie del hongo antes de limpiarlos: ya que esta alteración indica que los hongos ya llevan unos días recolectados (por lo que no están muy frescos) , intenta cocinarlos inmediatamente, antes de que se deterioren aún más.

Champiñones secos

También existe un sistema antiguo e infalible para conservar las setas crudas, el secado, el método más natural para privar a los hongos del agua que contienen y mantenerlos por mucho tiempo, incluso durante muchos meses.

Para secar los champiñones se puede proceder con luz solar (tardará unos 5 días) o utilizando un horno de última generación o una secadora eléctrica. Puede dar por finalizado el proceso cuando los champiñones estén secos, aplanados y «crujientes».

Relacionado: Cómo secar la comida en casa

Los champiñones también se pueden conservar cocidas pero, en este caso, es mejor colocarlos en un recipiente de vidrio y guardarlos en la nevera durante 3-4 días como máximo antes de consumirlos.

Si decides cocinar una gran cantidad de champiñones y quieres conservarlos durante mucho tiempo para tenerlos listos cuando los necesites, ponlos en el congelador, siempre dentro de recipientes de vidrio, donde se mantendrán como recién preparados incluso por un par de meses. .

Cómo cocinar champiñones champiñones.

Risotto con champiñones

Después de haber visto cómo limpiar las setas y cómo almacenarlas, solo nos queda ocuparnos de las recetas ideales para cocinarlas. Una tarea muy sencilla, dado que las setas se prestan a innumerables preparaciones, enriqueciendo el sabor de cualquier plato.

Empezando por los primeros platos, con el famoso risotto de setas en todas sus variantes: con calabaza, chorizo, gorgonzola, habas o coloreado con un toque de precioso azafrán.

Recomendado:  Mechar la carne: que significa y como se hace

Pero también los igualmente famosos tagliatelle con setas, que se pueden usar con setas para hacerlos en cualquier época del año.

Perfecto como condimento para un segundo plato de carne, como escalopes de pollo y medallones de ternera, los champiñones son ideales con huevos a la parrilla y como relleno de deliciosas crepas y empanadas rústicas; los sombreros se pueden rellenar con carne o queso y hacer crujientes con un gratinado con pan rallado aromatizado, para un aperitivo apetitoso o un segundo plato ligero y sabroso.

Su actitud natural es, sin embargo, para degustarlos lo más puros posible: simplemente salteados con un diente de ajo y aromatizados con un puñado de perejil picado, pueden acompañar cualquier plato.

Carpaccio de champiñones con manzana y jamón crudo

Se pueden cocinar enteros, horneados junto con patatas, a la plancha y condimentados con aceite de oliva virgen extra y hierbas al gusto, pero también degustados crudos, en carpaccio.

Por último, cómo olvidar la más tradicional y apreciada de las guarniciones, la de las setas en aceite, a las que se prestan muy bien los champiñones, dando vida a una preparación con un sabor delicado que va bien con cualquier plato.

Para preparar lo que se puede considerar un verdadero acompañamiento passe-par-tout, sumerja las setas en una olla con una solución de agua y vinagre en partes iguales y déjelas blanquear durante 10 minutos.

Después de haberlas escurrido, colocar las setas sobre un paño limpio, donde deben enfriar y secar por completo; luego, puedes ponerlos en frascos de vidrio esterilizados, aderezarlos con los aromas de tu preferencia y cubrirlos por completo con aceite de oliva virgen extra.

Esta preparación también es un excelente método para almacenar champiñones: en este caso, sin embargo, los frascos deben tener un sello hermético y deben dejarse boca abajo durante aproximadamente una hora, para formar el vacío y evitar la contaminación bacteriana del contenido.

Scroll al inicio