Cómo limpiar navajas y cómo cocinarlas

Las navajas, también conocidas como cappalunga, son dioses moluscos bivalvos que viven en el mar, hundidos en la arena.

Al igual que las almejas, tienen dos sifones que utilizan para filtrar el agua, reteniendo los nutrientes que necesitan.

Cocinar navajas no es difícil, pero es necesario seguir estrictamente algunas indicaciones.

Veamos juntos cómo limpiar navajas frescas y cocínelos para obtener platos impecables.

Cómo reconocer las navajas frescas

Las navajas vivas se pueden comprar en pescaderías o en algunos supermercados que tienen un mostrador de pescado fresco particularmente bien surtido.

Las navajas de mar frescas se suelen pescar en el mar Tirreno o en el mar Adriático y, sin duda, son más caras que las congeladas que suelen venir del océano Atlántico.

Los de nuestros mares son más pequeños, pero tienen un sabor mejor y decididamente más pronunciado.

¿Cómo puedes estar seguro de que las navajas están realmente frescas?

Solo toca el pie con una mano: si se retira inmediatamente significa que el cappalunga está vivo. Si esto no sucede, es mejor orientar su elección hacia otro tipo de pescado.

Evidentemente, el molusco se pesca desde hace mucho tiempo y ya lleva muerto quién sabe cuánto tiempo y podría contener toxinas o bacterias peligrosas para la salud.

Cómo limpiar navajas de afeitar

Navajas muy frescas

Las navajas viven perpetuamente en la arena y son organismos filtrantes. Como tal, durante su ciclo de vida succionan agua y arena continuamente, por lo que es fundamental (al igual que se hace con las almejas) purgarlos antes de consumirlos.

Para purgar las navajas te aconsejamos que las sumerjas en agua fría en la que hayas disuelto una cucharadita de sal de mesa.

Colóquelos verticalmente, con el lado de la cabeza hacia arriba. Puedes reconocer la cabeza gracias al color más oscuro de las válvulas que el resto del cuerpo.

Las navajas de afeitar crudas deben dejarse para purgar. al menos por un par de horas o tres antes de que puedan limpiarse.

Pasado el tiempo que te hemos indicado, tómalos en tus manos y abre las válvulas con extrema delicadeza.

Retira el saco intestinal que encuentras en medio de su longitud y luego lava bien el molusco, teniendo cuidado de no poner demasiado estrés en sus carnes blandas.

Recuerda que estos moluscos se pueden comer crudos solo muy frescos, condimentados con jugo de limón, pimienta molida y un chorrito de aceite. No es necesario salarlos, ya que son muy sabrosos en sí mismos.

Si quieres darles un toque extra de sabor, espolvoréalos con un poco de perejil picado pero no exageres: demasiado cubriría totalmente su delicado sabor.

Consejos para el almacenamiento

Navajas conservadas en hielo

Las navajas, un poco como todos los demás mariscos, como se mencionó anteriormente, deben comprarse frescas para evitar cualquier tipo de problema. Entonces, si va a conservarlos, asegúrese de Cómpralos vivos.

Déjalos escurrir y sigue atentamente la explicación que te escribimos, que te muestra paso a paso cómo limpiar las navajas.

Sin embargo, evita lavarlos. bajo el agua para no distorsionarlos demasiado y hacerlos más vulnerables a los ataques bacterianos.

En su lugar, coloque las navajas de afeitar bien limpias en un paño de algodón húmedo, envuélvalas bien y colóquelas en la parte menos fría del refrigerador. por no más de 36 horas, después de lo cual inevitablemente se consumirán (después de lavarlos).

Alternativamente, puedes congelar las navajas si no tienes la oportunidad de consumirlas todas en poco tiempo, pero sería una verdadera lástima porque perderían la mayoría de sus características organolépticas.

Si ya está planeando congelar el producto, entonces mejor comprar navajas ya congeladas, que cuestan menos y se pueden almacenar hasta cuatro meses sin problemas.

Cómo cocinar navajas

Navajas con ensalada y tomates

Si no tienes intención de degustar tus mariscos crudos recién capturados, te explicamos cómo se cocinan las navajas de mar con algunas de las preparaciones más tradicionales.

Son mariscos especialmente versátiles y los puedes presentar en la mesa a la hora del aperitivo, con un primer plato a base de pasta o como un segundo plato cocinado en sartén, plancha, horno o de mil formas diferentes.

Las navajas a la parrilla son un verdadero placer. Simplemente caliente bien la parrilla a fuego alto y luego coloque los mariscos encima con el lado de la fruta hacia arriba.

Tres o cuatro minutos de cocción son suficientes para obtener un delicioso aperitivo que se servirá después de haberlo enriquecido con jugo de limón fresco y una pizca de pimienta.

Y si quieres probar un plato un poco más elaborado pero muy sencillo, las navajas para gratinar son para ti. Excelente para servir en la mesa tanto como aperitivo como plato principal, en unos minutos estarán listos para ser disfrutados.

Basta con espolvorear los frutos aún dentro de las válvulas con pan rallado mezclado con aceite de oliva virgen extra, un poco de guindilla, perejil y unas hierbas aromáticas que te gusten especialmente como el tomillo o el estragón.

Hornea los mariscos preparados en el horno durante unos diez minutos y estarán listos para ser servidos calientes.

Arroz con navajas, gambas y espárragos

Si planeas ofrecerlos como plato principal, acompáñalos con una ensalada de temporada o patatas asadas.

¿Alguna vez has intentado cocinar una deliciosa pasta con navajas? Es el platillo ideal para las vacaciones para pasar en la mesa con familiares y amigos, es un verdadero placer y se puede preparar en un instante.

Simplemente ponga las navajas limpias en una sartén con una cucharada de aceite y un poco de agua y déjelas cocer unos minutos, luego mezcle con el vino blanco. Será la salsa para la pasta, que escurrirá al dente y luego echará en la sartén junto con el marisco ya cocido.

Mejor optar por un formato de pasta larga como bucatini o espagueti para saborear mejor esta irresistible especialidad que huele a mar.

También te puede gustar