Cómo reemplazar el polvo de hornear: las 6 mejores alternativas

Hace una masa suave, esponjosa y ligera, doblando su volumen. Puede ser vainilla o no. Se pulveriza y hay que colar junto con la harina.

Estamos hablando, por supuesto, de levadura en polvo, un agente leudante seco capaz de mejorar la apariencia y la gula de sus preparaciones para hornear.

¿Alguna vez se ha quedado sin él justo cuando más lo necesitaba? ¿Cuál fue tu reacción?

En el futuro, que no cunda el pánico: hay varias alternativas al polvo de hornear, algunos de los cuales son 100% naturales y están presentes en todas las despensas, también ideales en caso de intolerancia o alergia.

¿Eres curioso? ¿Sip? Está bien. He aquí cómo reemplazar el polvo de hornear. Pero primero, un poco de ciencia.

Levadura para hornear: ¿de qué se trata?

¿Alguna vez te has preguntado cómo el polvo de hornear es capaz de transformar la masa en una preparación suave y bien ampollada con un sabor tan ligero, aunque codicioso? ¡Se trata de química!

También conocido como instantáneo, el polvo de hornear se compone de un elemento básico y un ácido. No contiene microorganismos biológicos que están presentes en otras levaduras y se activa simplemente con calor.

La combinación de los elementos desata una reacción lo que duplica el volumen de tus postres haciéndolos súper suaves y esponjosos.

Como cualquier otro producto, la levadura instantánea o química también tiene una fecha de caducidad, que se indica en cada sobre. El tiempo, la humedad y el calor de la cocina pueden alterar sus propiedades haciéndola menos eficaz.

Recomendado:  Pasta con salsa de tomate: Calorías y beneficios

Para probar su validez, haga un experimento muy simple: vierta una pizca de polvo de hornear en un vaso de agua caliente. Si comienza a burbujear, puede usarlo para su masa, de lo contrario tendrá que equiparse de manera diferente.

Conociendo la reacción ácido-base a estas alturas, no será difícil para usted encontrar sustitutos dignos para el polvo de hornear.

Cómo reemplazar el polvo de hornear: bicarbonato de sodio

Reemplaza el polvo de hornear con bicarbonato de sodio.

Usar bicarbonato de sodio en lugar de polvo de hornear es una alternativa muy inteligente. Pero tenga cuidado, porque no es un verdadero agente leudante, por lo que necesita un ingrediente ácido para producir dióxido de carbono y desencadenar el proceso de leudación.

Recomendamos jugo de limón, yogur natural o vinagre de sidra de manzana para esto.

¿Cómo proceder? Simplemente tendrás que seguir todos los pasos para la preparación del bizcocho al pie de la letra, saltándote el relacionado con la adición de la levadura en polvo.

Antes de verter la mezcla en la sartén, revuelva en un vaso. 1 cucharada de bicarbonato con 30 ml de vinagre de sidra de manzana o 30 ml de jugo de limón o 60 g de yogur natural (gracias Luisa por las dosis).

Derretir bien el polvo, evitando que queden grumos. Tan pronto como notes burbujas en la superficie, agrega la mezcla a la masa y listo.

Este método es ideal para masas espesas ricas en harina (por ejemplo, las galletas con bicarbonato de sodio en lugar de polvo de hornear son un gran clásico).

Sin embargo, trate de respetar las dosis tanto como sea posible, porque el más mínimo error podría resultar en la falta de levadura y alteración del sabor haciéndolos no comestibles.

Recomendado:  Cómo descongelar pescado y errores a evitar

Alternativa a la levadura en polvo: crémor tártaro y bicarbonato

Reemplaza la levadura en polvo con cremor tártaro.

El crémor tártaro es otro digno sustituto del polvo de hornear. Es una sal ácida con poder leudante que puedes encontrar fácilmente tanto en farmacias como en los supermercados más surtidos. Ideal si eres intolerante al polvo instantáneo en bolsitas, se puede añadir a las harinas para masas ligeras, ya que da mayor estabilidad a la estructura.

Para compuestos con más cuerpo, es preferible usar el ingrediente en combinación con bicarbonato de sodio, ya que ayuda a hacer que el pastel se desmorone, esponjoso y esponjoso.

Cada 500 g de harina corresponde a 8 g de crémor tártaro y 1 cucharada de bicarbonato de sodio, para agregar en lugar de polvo de hornear cuando lo requiera la receta.

Cómo reemplazar el polvo de hornear: huevos y bicarbonato de sodio

Reemplaza la levadura en polvo con huevos.

Muchos de ustedes sabrán que el bizcocho no requiere absolutamente ningún polvo de hornear. Para aumentar el volumen de la mezcla, de hecho, basta con batir los huevos con el azúcar hasta que estén firmes.

Para pasteles con una estructura diferente, nos atrevemos a decir más pesados ​​(como los que tienen ricotta), solo agregue el inevitable bicarbonato de sodio.

Batir 4 claras de huevo y dejarlas temporalmente a un lado para tamizar. una cucharadita de bicarbonato de sodio agregar a la harina. Agrega los polvos a los huevos teniendo cuidado de no desarmarlos y procede como se indica en la receta. Simple, ¿no es así?

Alternativa al polvo de hornear: amoniaco

Reemplaza el polvo de hornear con amoníaco.

Aclaremos de inmediato que el amoniaco para los postres no es ideal para hacer subir las masas de los pasteles. Desafortunadamente, no tiene el empuje necesario para duplicar el volumen del compuesto. Sin embargo, se utiliza con éxito en repostería para la creación de deliciosas galletas. Por 500 gramos de harina bastarán 2 g.

Recomendado:  Film de plástico en el microondas: cómo y por qué usarlo

Durante la cocción, el amoniaco desprenderá un olor muy fuerte, pero no te preocupes porque en cuanto tus galletas estén listas no percibirás su sabor ni su aroma acre.

Consejos finales

Si quieres darle un toque especial a tus pasteles, puedes agregar vainillina, esencia de vainilla o las semillas de una vaina de vainilla a los sustitutos del polvo de hornear.

Si en tu mezcla ya hay un ácido entre los ingredientes (como en el caso de un bizcocho de ciruelas de yogur o un bizcocho de cítricos), para evitar que la reacción química suceda correctamente te sugerimos sustituir una parte del polvo de hornear por bicarbonato. De sodio, en cantidades de una cucharadita, pero sin exagerar.

Las alternativas a la levadura en polvo que te hemos propuesto son ideales también para recetas saladas. Evidentemente, evita añadir esencia de vainilla.

Si prefieres tener siempre disponible levadura en polvo, puedes preparar un frasco para guardar en un lugar fresco y seco. ¿Cómo proceder?

Obtenga un recipiente de vidrio preesterilizado, preferiblemente con un sello hermético. Mezclar 50 g de crémor tártaro, 35 g de bicarbonato de sodio y 15 g de fécula de maíz. Alternativamente, puede reemplazar el crémor tártaro con 30 g de ácido cítrico, manteniendo la cantidad de bicarbonato sin cambios, pero aumentando el almidón de maíz a 35 g.

Vierta todo en el frasco y cierre bien. Si es necesario, toma la cantidad que necesites: 12 g de producto corresponden al contenido exacto de un sobre de levadura instantánea.

En todos los casos de reemplazo de levadura, puede decidir condimentar sus recetas con una cáscara de limón o naranja.

Scroll al inicio