¿Cuál es la diferencia entre cebolla y chalota? En España, cualquiera que coja un cazo para cocinar cualquier plato conoce perfectamente la importancia de una base hecha con un buen sofrito de verduras. Es una institución, una ley grabada en piedra, el resultado de años de tradiciones transmitidas de generación en generación.

Y para preparar un sofrito, las reglas son pocas y sencillas: en general, hay que tomar cebolla, zanahoria y apio y rehogarlos en la cantidad justa de aceite de oliva virgen extra. Para los más experimentados o para los que quieren ir de guays, la cebolla puede (o más bien, en algunos casos, ¡DEBE!) sustituirse por chalotas.

Una planta que en los últimos años ha entrado con fuerza en las cocinas españolas, impulsada por su particular sabor, que realza aún más ciertos platos y, sobre todo, permite al cocinero improvisado darse aires con los amigos a los que ha invitado a cenar, ensalzando las cualidades de la chalota y la importancia que juega en su cocina

Pero, ¿es tan marcada la diferencia entre la cebolla y la chalota? ¿Es realmente perceptible, incluso para los paladares menos «educados»?

Los chalotes y las cebollas tienen un aspecto muy similar: ambos pertenecen a la familia de las liliáceas y, sobre todo, ambos ingredientes imprescindibles porque dan sabor a una gran variedad de recetas y su uso en la cocina es indispensable.

De hecho, las chalotas y las cebollas son esenciales en la preparación de varios platos y no se pueden reemplazar con ninguna otra verdura. Por ejemplo, se utilizan para aromatizar salsas y guarniciones, se utilizan en pastas o para aromatizar carnes y pescados.

Sin embargo, existen algunas diferencias importantes entre los chalotes y las cebollas. Por ejemplo, el sabor de la chalota es más dulce y delicado que el de la cebolla, que en cambio tiene un sabor más intenso y persistente que recuerda un poco al ajo.

Entre los consejos que queremos darte, empezamos por sugerirte que utilices la cebolla para preparar platos con un sabor fuerte, mientras que la chalota para una cocción más delicada.

¿Qué es la cebolla?

La cebolla es una de las verduras más utilizadas en la cocina, piedra angular de la dieta Mediterránea, ya que se utiliza para dar sabor y preparar muchos platos.

En concreto, la cebolla salteada es el elemento básico de muchas salsas: se prepara de una manera muy sencilla, calentando cucharadas de aceite de oliva virgen extra en una sartén, añadiendo la cebolla sin piel, picada fina o en gajos y sal al gusto, mezclar a fuego lento hasta que estén doradas. Esta base se utiliza para preparar muchas salsas y deliciosas recetas.

Recomendado:  ¿Son las ollas y sartenes de aluminio perjudiciales para la salud?
¿Qué es la cebolla?

Además, cultivar cebollas es muy fácil: se puede cultivar en el jardín de tu propia casa y, dependiendo de la calidad, puedes plantar las semillas en el mes adecuado y luego proceder a la cosecha.

La única precaución que se debe tener es cuidar el suelo constantemente, para proporcionar el alimento ideal para que las cebollas crezcan bien.

Esta verdura no debe “florecer”; si esto sucede, podría significar que ha habido un cambio brusco de temperatura o que se ha agregado demasiada agua. Si se presenta esta situación, se puede remediar cortando la planta de raíz, con cuidado de no dañarla, y volviendo a plantar los bulbos: así nacerán las cebolletas, excelentes como condimento para añadir, por ejemplo. , a las ensaladas.

Una variedad muy querida es la cebolleta, para hacer en aceite o en escabeche: llamada cebolleta o ajo húngaro, tiene hojas aromáticas que se usan como condimento. Esta cualidad se obtiene cultivando una variedad particular de cebolla que tiene bulbos muy delgados.

¿Qué es la chalota?

Es una planta cuyos bulbos se parecen en todo a la cebolla. La primera diferencia que salta a la vista es el tamaño, que suele ser menor que el de la cebolla: una vez pelado, no supera los 4-5 centímetros. Las vainas exteriores (esas «fundas» muy finas que cubren el bulbo) son de diversos colores, según la variedad concreta: se pueden encontrar de color verde violáceo, rojo, marrón rojizo, rojo rosado, púrpura, amarillo, gris y blanco.

¿Qué es la chalota?

Una variedad particularmente popular es la de Romagna, caracterizada por su forma triangular, color marrón (casi rojo) y sabor picante. Una curiosidad: la chalota es una hortaliza que no da flores. Por lo tanto, es necesario un cultivo controlado, que tenga en cuenta las estaciones.

Aparte de esta característica, la chalota requiere unos cuidados sencillos: se puede cultivar en cualquier suelo y generalmente la siembra se inicia a finales de enero, o en todo caso en la época que coincide con el final del invierno, cuando la temperatura empieza a ser más suave.

La diferencia entre cebolla y chalota

Digamos de antemano que tanto la cebolla como la chalota son ingredientes excelentes para preparar las bases de diversos platos (primeros platos, segundos de carne y pescado, etc.). La principal diferencia, que es también la razón por la que muchos cocineros prefieren utilizar (y recomiendan también a los principiantes) la chalota, es que su sabor es más suave que el de la cebolla, pero al mismo tiempo más aromático, con algunos toques de ajo. El sabor de la cebolla (como el del ajo) también perdura en la boca, mientras que el de la chalota no pesa tanto en el aliento.

La diferencia entre cebolla y chalota

Sin embargo, ambas son valiosas en la cocina, sobre todo si se utilizan productos excelentes, como la famosa cebolla roja de Tropea; no se pierda la caramelizada. Nuestro consejo es que utilice cebolla cuando quiera dar un sabor fuerte a su plato. Si no quieres hacerlo, o tienes dudas, opta definitivamente por las chalotas: ¡darás sabor a tu plato a la perfección sin arriesgar demasiado!

Recomendado:  Cómo batir claras de huevo: métodos, consejos y trucos

Cebollas y chalotas: cómo hacer que las cebollas sean más digeribles

En comparación con la cebolla, la chalota es sin duda mucho más digerible, pero para no eliminar por completo la primera de la dieta, podemos adoptar algunos trucos. Si vamos a comerla cruda, tenemos que cortarla en rodajas, espolvorearla con un poco de sal y ponerla en remojo durante unos diez minutos en agua. Pasado este tiempo, sólo hay que enjuagarlo y secarlo. También se puede remojar en agua fría y bicarbonato de sodio o un poco de hielo.

Para hacer el sofrito, en cambio, es mejor rehogarla con un poco de agua, añadiendo el aceite sólo después, o guisarla unos minutos en otra olla, con un poco de leche o caldo de verduras, antes de utilizarla.

Cocinar con chalotes

Si quieres cocinar una receta imaginativa y al mismo tiempo sencilla, capaz de evocar un sabor delicioso y refinado, ambientes cálidos y acogedores, no puedes dejar de probar el risotto de chalota.

Para prepararlo, además de la chalota, consigue arroz integral, apio, mantequilla, caldo de verduras, queso parmesano, perejil y hierbas aromáticas.

Limpiar bien las chalotas, trocearlas, ponerlas a dorar en un bol junto con la mantequilla y las hierbas aromáticas. Agregue el caldo de verduras, el arroz integral y cocine a fuego medio durante aproximadamente media hora. Para calentar el ambiente en la mesa, prepara la sopa de chalota y legumbres.

Con ayuda de la olla a presión preparar el caldo de verduras y llevar a ebullición junto con las chalotas picadas. En cuanto el caldo empiece a hervir, añadir las legumbres (garbanzos, lentejas, alubias), los tomates troceados, el cebollino y una hoja de laurel.

Si lo desea, puede agregar la pasta o servir la sopa con picatostes. Recuerda aliñar con un buen espolvoreado de parmesano. Prueba también una deliciosa variante: la crema de zanahorias y chalotes. Excelente caliente pero también frío de la nevera, para disfrutarlo especialmente en pleno verano.

La receta de champiñones y chalotes resulta ser una guarnición muy rica, excelente también como aperitivo. Para su elaboración se necesitan 40 g de chalotes, 400 g de champiñones, aceite de oliva virgen extra, pimienta negra, sal al gusto,

Picar la chalota y los champiñones y poner todo en una sartén a calentar. Agrega primero los champiñones y déjalos dorar a fuego lento. Dore la chalota por un total de 5 minutos, luego agregue pimienta y sal al gusto.Otra guarnición deliciosa y sabrosa consiste en radicchio, chalotes y alcaparras.

Lava y corta la chalota en rodajas y fríela añadiendo aceitunas negras y alcaparras (puedes cortarlas en rodajas para facilitar la cocción). Sombrea con vinagre de vino blanco y agrega una pizca de guindilla si te gusta un sabor ligeramente más picante.

Recomendado:  Cómo tostar avellanas con o sin cáscara

Mientras tanto, lave la achicoria, engrásela con aceite, agregue un poco de sal y caliéntela en una placa de cocción.

En cuanto la achicoria parezca cocida, colócala en un plato y sazónala con la salsa de chalota, alcaparras y aceitunas que has preparado: ¡estará deliciosa!

Chalotas o cebolla ¿Cuál es la diferencia entre la cebolla y la chalota?

Cocinar con cebolla

La cebolla es una verdura ineludible en las mesas y se utiliza en multitud de platos: desde aperitivos, primeros platos hasta segundos platos, sopas e incluso en la pizza.

Una receta muy especial que hay que probar son las cebollas al horno. Para cocinarlas hay que lavar las cebollas, cortarlas en trozos grandes y cocerlas en agua hirviendo durante al menos 15 minutos.

Después de haberlos escurrido, hay que condimentarlos con perejil picado, sal, pimienta rosa y una nuez de mantequilla. Luego debes ponerlos en un horno precalentado a 180° y dejar que se cocinen durante al menos una hora.

Esta receta va muy bien con un aperitivo de queso, acompañado de rebanadas de pan tostado y resulta ser un acompañamiento realmente excelente junto con porciones de sabrosos pimientos al horno.

Si quieres cocinar un segundo plato realmente excepcional, la cebolla bordelesa no puede faltar en tus mesas.

Para preparar este plato necesitas cebollas dulces, por lo que tendrás que centrarte en las blancas o grises.

Lávalas bien y luego, con la ayuda de un cuchillo, córtalas por la mitad y ahueca el centro. En su interior deberás poner el hígado de pollo aún crudo, picado y aliñado con sal, pimienta negra y hierbas aromáticas; luego coloque las cebollas en una cacerola grande bien untada con mantequilla.

Mientras tanto, prepare la salsa, derrita la mantequilla en una cacerola, agregue una cucharada de harina y cocine la mezcla hasta obtener una crema suave. Añadir poco a poco el vino blanco o el caldo de carne. Una vez lista, verter sobre las cebollas rellenas y llevar al horno hasta que la crema espese.

Sazone con una pizca de nuez moscada. Además, si quieres poner un poco de imaginación en la mesa, puedes sorprender a todos cocinando flores de cebolla en el horno.

Es una receta muy fácil de preparar: todo depende de la composición de la cebolla que, de hecho, debe tener forma de flor. Para hacerlo hay que cortar la cebolla en 8 trocitos pequeños con la ayuda de un cuchillo muy afilado.

Prepara también una salsa con aceite de oliva virgen extra, vinagre balsámico, sal y orégano. Coloque la cebolla en el horno, vierta sobre la mezcla que ha cocinado y cocine durante unos 40 minutos en un horno de convección a 200°: con el calor, la cebolla se abrirá, convirtiéndose en una flor.

Por último, inevitable y absolutamente excepcional, la tortilla de patata y cebolla. Hacerlo es muy sencillo: cortar la cebolla en gajos finos, verterla en un bol junto con dos huevos, las patatas cortadas en cubos, las hierbas aromáticas, salpimentar al gusto, mezclar hasta obtener una mezcla homogénea, poner en una sartén previamente espolvoreado con aceite y freír, dorar bien hasta que esté listo.

Scroll al inicio