Cómo almacenar romero: todas las formas de hacerlo

Gracias a su intenso aroma, el romero se utiliza para condimentar platos de carne o pescado, para condimentar asados ​​y patatas al horno, para adornar focaccia y papilla de garbanzos.

Fácil de cultivar, no requiere cuidados especiales y además su conservación resulta bastante sencilla.

En este sentido, en los siguientes párrafos, le ilustraremos las principales técnicas de conservación de esta planta aromática, cómo conservar el romero fresco en el frigorífico, cómo congelarlo y cómo secarlo.

Cómo almacenar romero fresco en el refrigerador

Para mantener intactas las propiedades del romero, su olor y sabor característicos, es importante conservarlo de la forma correcta. Como la mayoría de las hierbas aromáticas, el romero también debe conservarse en un lugar fresco, alejado de fuentes de luz y calor.

Para conservar el romero fresco en el frigorífico solo sigue estos sencillos consejos:

  • Primero, tenga cuidado de lavar cuidadosamente las ramitas de romero y séquelas frotándolas con una hoja de papel absorbente;
  • Una vez secas las ramitas, envuélvelas en papel de cocina ligeramente humedecido y guárdalas en el frigorífico;
  • Alternativamente, puede guardar las ramitas de romero en una bolsa de plástico con cierre o en un recipiente hermético.

Si la bolsa o el recipiente están bien cerrados, el romero se puede almacenar en el refrigerador durante aproximadamente 2 semanas.

Cómo congelar romero

Si desea aumentar el tiempo de almacenamiento del romero, puede optar por mantenerlo en el congelador.

Para congelar el romero, lava y seca cada ramita, luego colócalas en una bandeja para hornear forrada con papel pergamino y colócalas en el congelador. las ramitas deben estar bien espaciados para evitar que se peguen entre sí.

Revisa el estado de tus ramitas cada media hora y cuando estén completamente congeladas puedes transferirlas a una bolsa de plástico bien sellada.

El romero congelado se puede almacenar de esta manera. durante aproximadamente un año, para consumirlo basta con sacar unas ramitas e introducirlo en la receta a preparar. Por lo tanto, no es necesario descongelarlo antes de su consumo.

Conservar el romero secándolo

romero seco

Otro método muy utilizado para conservar el romero es el secado. En cuanto a los métodos anteriores, también en este caso lo primero que se debe hacer es lavar las ramitas a secar.

Luego lava el romero y déjalo secar al aire. Para acelerar el proceso, puedes secar las ramitas frotándolas con una hoja de papel absorbente.

Luego retire las hojas inferiores y forme pequeños racimos de romero. Ate el extremo inferior de cada racimo y seque los racimos de romero en un lugar oscuro y seco.

Puede usar un tendedero o una percha: cuelgue los racimos fijándolos con pinzas para la ropa o atándolos con una cuerda, las ramitas deben estar bien espaciadas y protegidas de la luz solar directa.

Después de unos días, tome las ramitas y frótelas con los dedos. Si las hojas se desmoronan, el romero está listo.

Las hojas secas de romero se pueden almacenar durante aproximadamente un año en un recipiente hermético de plástico o vidrio o en bolsas con cierre hermético.

El proceso de secado es bastante largo y variable, puede tomar desde algunas semanas hasta algunos meses para secar completamente el romero.

El secado del romero se puede realizar, al igual que en un secador de alimentos, también en el horno.

Lave y seque las ramitas de romero, colóquelas bien espaciadas en una bandeja para hornear forrada con papel pergamino y hornee durante unos 15 minutos. El horno debe encenderse a la temperatura más baja posible.

Pasados ​​los primeros 15 minutos, abre el horno y déjalo abierto un minuto. Si el romero se desmorona es que está listo, de lo contrario vuelve a meterlo en el horno otros 15 minutos.

Una vez seco y dejado enfriar, el romero se puede transferir a un frasco de vidrio con cierre hermético o a un recipiente de plástico hermético.

Sal aromatizada con romero

Para preparar la sal de romero necesitarás 500 g de sal fina (o gruesa) y 6 ramitas de romero fresco.

El procedimiento es muy sencillo: calienta los ingredientes durante unos minutos en una sartén, déjalos enfriar y vierte la mezcla de sal y romero en tarros de cristal.

Aceite con sabor a romero

El aceite de romero es un excelente condimento para aromatizar asados ​​y patatas, carnes, focaccias y pescados.

Para prepararlo, solo toma un frasco hermético e inserta 3/4 ramitas de romero fresco en su interior. A continuación, añadimos el aceite, cerramos el bote y dejamos macerar durante 15/20 días.

Pasado este tiempo, será posible consumir el aceite de romero y utilizarlo en numerosas preparaciones.

vinagre de romero

En cuanto al aceite, para preparar vinagre con sabor a romero basta con introducir 3-4 ramitas de romero y 500 ml de vinagre en un bote. Luego coloque el frasco de vinagre en un lugar fresco y seco y, antes de usarlo, déjelo reposar durante al menos 3 semanas.

Ir arriba