Cómo limpiar las cigalas y cómo cocinarlas

Los cigalas son crustáceos muy populares y apreciado en la cocina italiana.

Se utilizan para crear platos especialmente sabrosos y refinados, pero también es posible consumirlos en los menús del día en un delicioso aperitivo o como un segundo plato ligero y sabroso.

A primera vista, las cigalas se parecen mucho a las cigalas y las langostas, pero se distinguen de estas dos variedades de crustáceos gracias a la presencia de dos grandes garras delanteras, que en las otras especies están mucho menos desarrolladas.

Sin embargo, para elegir cigalas frescas y limpiarlas adecuadamente, es necesario conocer algunos detalles específicos sobre estos crustáceos.

En los siguientes párrafos te mostraremos cómo limpiar cigalas frescos y congelados, utilizando técnicas diferentes y útiles para diferentes tipos de preparaciones.

Cómo reconocer las cigalas frescas mirando, oliendo y tocando

Caparazón, cabeza y ojos

El color del caparazón suele ser un naranja muy intenso que tiende a aclararse cada vez más desde el momento en que se pescan las cigalas.

Cuanto más tiempo pase, más el área cercana a la cabeza tenderá a oscurecerse debido a la acción de diversas bacterias que contribuyen a darle un tinte verdoso.

Si quieres estar 100% seguro de que estás delante de la pesca del día, también tendrás que mirar muy de cerca los ojos de las cigalas.

Si el pescado es realmente fresco, negro muy hinchado y vivo.

Oler

Para ralentizar el proceso de tostado del caparazón y mantener la cigala en el mercado por más tiempo, puede suceder que se utilicen sulfitos, capaces de mantener casi completamente intacto el color naranja original.

Sin embargo, estos agentes tampoco pueden prevenir la proliferación de bacterias.

Además de oscurecer la zona alrededor de la cabeza, esta última modifica el olor de las cigalas, que se vuelve con el tiempo acre y picante, muy similar al del amoniaco.

Por el contrario, las cigalas frescas deben desprender un olor muy delicado y agradable que recuerda la salinidad y el olor típico del mar.

Consistencia

La carne de las cigalas frescas es muy firme y compacta, pero cuanto más tiempo pasa desde que han sido capturadas más tienden a ceder y volverse blandas.

La cáscara de la pesca del día es ajustado y no hay señales de hundimiento entre una placa y otra.

Además, al levantar la cola de la cigala, es posible comprobar si los mismos resultados demasiado flexible y si el caparazón tiende a desprenderse del área de la cabeza o las piernas del crustáceo.

En el último caso, ciertamente no se enfrenta a cigalas de la mejor calidad.

¿Cómo limpiar las cigalas?

La limpieza adecuada de las cigalas es fundamental para estar seguro de poder preparar todos los deliciosos platos a los que se presta este excelente alimento. Pero, ¿cómo limpiar cigalas frescos y congelados?

Es posible, dependiendo del plato que pretenda hacer, elegir entre tres técnicas de limpieza diferentes de cigalas: eliminando completamente el caparazón, extrayendo la pulpa y dejando intacto el caparazón o limpiando solo el lomo dejando la cabeza y las garras adheridas.

Si has comprado cigalas frescas puedes realizar estas operaciones de forma inmediata.

En cambio, para limpiar las cigalas congeladas tendrás que sacarlas del congelador e esperar a que se descongelen lentamente, en el piso más frío del refrigerador (como se explica en nuestro artículo Cómo descongelar la carne de manera segura).

Cómo eliminar completamente el caparazón

Dado que los crustáceos frescos tienen un caparazón muy duro y bien adheridos a la carne, se necesita un cuchillo afilado o unas tijeras para crustáceos para cortar los cigalas.

A continuación tendrás que disecar las cigalas eliminando tanto la cabeza como las garras con una incisión horizontal.

Con la misma técnica tendrás que quitar la cola y las patas, para conservar solo la parte del caparazón que encierra toda la pulpa.

Luego tendrás que realizar otro incisión a lo largo de todo el vientre, teniendo cuidado de no cortar también la pulpa.

Por tanto, bastará con agrandar el caparazón con las manos y extraer la pulpa intacta, de la que finalmente tendrás que quitar el hilo intestinal.

Cómo limpiar cigalas sin quitar la cáscara

Si quieres evitar cortar el caparazón, coloca las cigalas en una tabla de cortar de modo que su panza quede hacia ti.

En este punto practica una incisión vertical a lo largo de todo el cartílago ventral y con las manos extienda suavemente la concha.

Si las cigalas están muy frescas en este punto será fácil extraer la pulpa simplemente sacándolas de la cáscara, luego podrás decidir si dejarlas enteras o cortarlas en trozos.

Limpiar las cigalas sin quitarles la cáscara te permitirá hacer, por ejemplo, excelentes frituras.

¿Cómo dejar la cabeza y las garras pegadas a la pulpa limpia?

Si pretendes crear un plato especialmente espectacular y te estás preguntando cómo limpiar las cigalas en este caso, debes dejar la cabeza y las garras pegadas al cuerpo, privando por completo a este último del caparazón.

Primero hay que cortar las cigalas y quitar la cola con un corte limpio, luego es necesario incidir el cartílago ventral y, ensanchando suavemente el caparazón, despegarlo de la pulpa, cuidando que esta última quede pegada al caparazón que protege. la cabeza.

Dado que el caparazón está formado por varias placas, será fácil quitarlo sin afectar el área de la cabeza.

Asesoramiento en conservación

Para mantener las cigalas frescas el mayor tiempo posible, deben dejarse intactas y limpiarse solo cuando tenga la intención de cocinarlas.

Se pueden conservar cigalas enteras en el congelador hasta por 8 meses, mientras que en la nevera pueden mantener intactas sus propiedades nutricionales y organolépticas por una máximo de 48 horas.

Si ya has cortado las cigalas, puedes guardarlas en el frigorífico. durante unas 24 horas, teniendo cuidado de colocarlos en un recipiente hermético.

Alternativamente, puede congelarlos por un mes, colocándolas sobre una base de papel pergamino y bien espaciadas, y luego cerrándolas en una bolsa para congelador.

cigalas limpios: ¿que hacer con ellos ahora?

Las cigalas te permiten preparar muchas recetas y se pueden comer tanto crudas como cocidas.

Una buena limpieza de las cigalas, por supuesto, es el primer paso común para proceder a la realización de cualquier plato.

Entre las preparaciones más sabrosas podemos mencionar las cigalas a la parrilla, perfecto para todos aquellos que pretendan degustar estos crustáceos en pureza.

Alternativamente, es posible hacer deliciosos condimentos para pasta y risotto o utilícelos para componer ricas ensaladas, dejándolos crudos o ligeramente dorados en una sartén.

Ir arriba