Cómo conservar embutidos enteros o loncheados

Sabroso y fragante, las carnes curadas deben probarse muy frescassi es posible inmediatamente después de cortarlo.
Pero cuando los compramos en el supermercado, puede pasar que pasen unos días antes de que se consuman.

Entonces, ¿cómo almacenar los embutidos en casa para mantener inalterados su sabor y aroma, evitando el desperdicio y los riesgos asociados al deterioro?

En realidad, no es difícil: solo necesitas ponerlo en práctica. algunos pequeños trucoseligiendo el embalaje más adecuado y el entorno idóneo para su conservación.

Si quieres saber más, a continuación encontrarás todos los detalles relativos a los métodos a adoptar para la correcta conservación de los embutidos.

Enteros, loncheados y para untar: cómo conservar los embutidos

Los diferentes métodos de conservación de los embutidos dependen, en primer lugar, del tipo de los distintos productos, de las formas en que se han elaborado y de las condiciones en las que se encuentran.

Hay una diferencia sustancial, de hecho, entre un embutido artesanal y uno industrial, entre un embutido fresco o aliñado: las diferentes características de un embutido, de hecho, también afectan a la elección del lugar y la temperatura de conservación.

Todos los embutidos elaborados con técnicas industriales son tratados térmicamente, por lo que toleran mejor las bajas temperaturas, sin perder ni modificar sus cualidades organolépticas. Por lo tanto, bastará con mantener la línea de frío y trasladarlos rápidamente desde el mostrador de refrigeración de la tienda donde se compraron a la nevera de casa.

Recomendado:  Cómo reemplazar el polvo de hornear: las 6 mejores alternativas

Los embutidos artesanales, por su parte, no se someten a tratamientos térmicos y no contienen conservantes, por lo que deben conservarse de forma que se tengan en cuenta estas características, evitando someterlos a choques térmicos demasiado marcados.

Embutidos guardados en bodega colgados

Las carnes curadas enteras se pueden conservar a temperatura ambiente no superior a 20 °Cpreferiblemente colgado, en un lugar fresco, seco y bien ventilado como, por ejemplo, una bodega fresca y poco húmeda.

En todo caso y a cualquier clase de producto al que pertenezcan, los fiambres ya cortados deben conservarse en la nevera porque, una vez abiertos, inmediatamente comienzan a oxidarse.

Estas reglas se aplican, más aún, a los embutidos blandos y untables, que son más propensos a la formación de moho: esta variedad de embutidos debe conservarse en el frigorífico, incluso antes de abrir el envase, preferentemente colocados en un recipiente con una cierre hermético y consumido en el menor tiempo posible.

Cómo conservar los embutidos en la nevera

Los embutidos enteros de larga maduración, como el salami Napoli o Milano, están menos sujetos a deterioro y, por lo tanto, tienen una vida útil casi garantizada incluso en casa.

En el modo de conservación casera, sin embargo, deben conservarse en el frigorífico y consumirse en 1/2 semana, plazo que se reduce drásticamente a 2/3 días cuando se abren, trocean o cortan en rodajas.

Los embutidos con mucha humedad, por ejemplo los blandos y untables como el ciauscolo, son más fácilmente perecederos y hay que conservarlos en la zona media-baja de la nevera, consumiéndolos en un tiempo máximo de 30 días.

Conservar los embutidos en la nevera parece, por tanto, el sistema obligado para evitar que se echen a perder. Pero, ¿cuánto dura el fiambre en la nevera?

Recomendado:  Cómo almacenar masa de pizza: todas las soluciones posibles

Ten en cuenta que su conservación está sujeta a plazos muy breves: en principio, siempre es mejor consumirlo en un par de días.

Este comportamiento “virtuoso” no sólo evita que el embutido pierda el sabor y el aroma que lo hacen tan deliciosamente palatable sino, sobre todo, evita el riesgo de que se desarrollen en su interior bacterias nocivas para la salud.

Salame congelado

Hablando de frío y bajas temperaturas de conservación, muchas veces nos preguntamos: ¿se pueden congelar los fiambres?

También en este caso hay que distinguir: nunca se deben congelar los embutidos enteros, porque perderían todas sus propiedades organolépticas. Además, la congelación aumenta el riesgo de acidez grasa y favorece la oxidación.

Se puede hacer una excepción en el caso de embutidos con bajo contenido en sal y casi totalmente libres de grasa. En cualquier caso, si quieres congelar los embutidos, es mejor hacerlo después de haberlos envasado al vacío.

Además, recuerda que, como cualquier otro tipo de alimento, incluso los embutidos una vez descongelados ya no se pueden volver a congelar.

Cómo envasar embutidos al vacío

Desde el punto de vista del envasado, una de las mejores estrategias es envasar al vacío el salami: esta técnica evita la oxidación de la grasa, evita también la proliferación de bacterias y ayuda a mantener inalterado el sabor y el aroma.

La duración de los embutidos envasados ​​al vacío es cinco veces superior a la de los embutidos guardados en otros envases y, en nevera, puede llegar incluso a los 2 meses.

Hay muchas buenas razones, por lo tanto, por las que es recomendable adoptar esta técnica de envasado, que garantiza que se puede disfrutar de un producto cuyas características organolépticas permanecen prácticamente inalteradas.

Recomendado:  Tipos de ollas y sartenes: guía definitiva para saber qué elegir

Pero, ¿dónde guardar los embutidos envasados ​​al vacío?

Obviamente en el frigorífico, en la parte inferior, donde la temperatura es más fresca, pero también en el congelador: el vacío, de hecho, evita la «quemadura por congelación», la quemadura por congelación que puede alterar el sabor y la calidad del salami, manteniendo en óptimas condiciones hasta 3 meses desde la fecha de inicio de la congelación.

Scroll al inicio